¿Dónde aprender Muay Thai en Bangkok?


Hace unos años, si me hubieráis hablado del Muay Thai (boxeo tailandés) o propuesto aprender este tipo de deporte os hubiera dicho claramente; NI LOCO! Pues nunca antes me había llamado la atención y se me pasó por la cabeza probarlo. De echo siempre había tenido una idea negativa sobre los deportes relacionados con la lucha. Pensaba; quien me manda a mi darme de ostias o hacerle daño a mi cuerpo. Estaba equivocado, hablaba desde la ignorancia y estaba prejuzgando algo que nunca había probado.

Ahora, desde hace ya casi 1 año y medio que practico y entreno a Muay Thai regularmente y puedo deciros que es una de las actividades que más me gustan de mi rutina diaria. Este deporte hace que tanto mi cuerpo y mente se evadan durante las horas de entreno de cualquier estrés o preocupación. Es cierto que todo el deporte es positivo y en realidad nos hace sentir mejor con nosotros mismo, aumentando nuestro bienestar físico y psicológico. Sin embargo el Muay Thai, para mi, me da un factor añadido que es difícil de contar, hay que probarlo! La descarga de energía que uno llega a desarrollar cuando uno se encuentra dando patadas y puñetazos es algo que me encanta. Mi corazón y pulsaciones se ponen a tope poniendo a prueba la resistencia cardiovascular de tu cuerpo como nunca jamás lo había echo antes. No soy ningún deportista de élite, sin embargo siempre he practicado algún tipo de deporte (fútbol, baloncesto, natación, etc) pero nada comparable con el Muay Thai. En mi punto de vista es uno de los deportes más explosivos que he probado nunca.

Además de todo lo comentado anteriormente, aprender Muay Thai en Bangkok (Tailandia) puede ser una experiencia única puesto que es el lugar dónde se originó y se trata del deporte nacional por excelencia. El Muay Thai es deporte de orgullo nacional para todos los tailandeses y forma parte de la cultura. Así pues aprender Muay Thai también hace que te acabes sumergiendo un poco mas en la cultura del país. Como cualquier deporte, a parte de ejercitar el cuerpo y mente, también aprenderéis la disciplina y el respeto a través de la mentalidad y filosofía tailandesa. Algo que os aseguro que será una buena experiencia a recordar.



¿De que se trata el deporte de Muay Thai?

El Muay Thai (en tailandés มวยไทย), también conocido a nivel internacional como boxeo tailandés, es un arte marcial y deporte de contacto el cual se desarrolla de pie utilizando golpes con técnicas combinadas de puñetazos y especialmente de patadas, codazos y rodillazos utilizados con mucha potencia y precisión. Demás también se utilizan algunas técnicas de barridos, sujeciones (para golpear) y lanzamientos. El Muay Thai es considerado uno de los deportes de lucha en pie más eficaces. De echo se trata de una de las disciplinas más utilizadas en el famoso MMA (Mixed Martial Arts).

En la actualidad se ha convertido en un símbolo nacional de la historia y la identidad de Tailandia. Sus orígenes se encuentran en el Muay Boran, una variante tradicional y arte marcial. Sin embargo en el presente esta disciplina complementa al Muay Thai junto con el boxeo occidental. Además suele ser considerado como un deporte extremo y bastante peligroso cuando se entra en competición (luchas profesionales) e incluso considerado ilegal en varios países como en algunos estados de los Estados Unidos.

¿Dónde aprender Muay Thai en Bangkok?

Por supuesto en Bangkok y en otras ciudades de Tailandia, hay muchos gimnasios en los que podréis encontrar entrenadores de Muay Thai dispuestos a enseñaros algunas técnicas y acabaréis experimentando este tipo de deporte. En este artículo no os voy a hablar de otros gimnasios o hacer ningún tipo de comparación ya que tan solo conozco uno de ellos y con este es el que me he quedado. Por muchas razones, después de 1 año y medio entrenando Muay Thai, no he querido probar otro gimnasio y estoy muy satisfecho con ello.



El gimnasio al que voy rutinariamente (1 o 2 veces por semana) se llama Mankong Phranai Muay Thai. Se trata de un gimnasio pequeño, humilde, sin demasiados artilugios o maquinaria que se suele encontrar en los gimnasios convencionales. Como suelo describirlo cuando la gente me pregunta: un gimnasio local, de barrio, en el que te vas a encontrar un clima muy cálido y amistoso con todo su personal (profesores, coordinadores y sus aprendices). Se trata de un gimnasio en el que nunca me sentí observado o cohibido como en algunos otros en donde, sino eres un señor músculos te miran de manera un poco discriminada. Un gimnasio donde mujeres, hombres, mayores o más jóvenes son bienvenidos y en dónde no importa el nivel de experiencia o lo deportista que puedas ser. A cualquiera se le recibe del mismo modo y con el mismo interés para aprender Muay Thai. Por todo esto y mucho más que lo podréis descubrir vosotros mismos, si estáis interesados en aprender Muay Thai os recomiendo el gimanasio de Makong Phranai.

¿Dónde se encuentra el gimnasio Mankong Phranai?

Direción: 10120 23/1 ซอย สาธร 1 Khwaeng Thung Maha Mek, Khet Sathon, Krung Thep Maha Nakhon 10120, Thailand. Muy cerca de la estacion de metro MRT Lumphini (10 minutos caminando).

Click aquí para ver el mapa en el Google



Puedes encontrarlos en Facebook: Mankong Phranai Muay Thai

¿Cómo contactar con el personal del gimnasio?
Muy fácil y son muy rápidos en contestar. A través de su página de Facebook que os indiqué anteriormente. Tienen a un par de chicas coordinadoras que hablan perfectamente inglés y os atenderán en todo los que necesitéis sin ningún tipo de problema. Os recomiendo que contactéis para reservar con antelación ya que es un gimnasio pequeño y podría estar lleno. De todos modos también podéis pasaros directamente y tener una primera impresión; estarán encantados de recibiros!



¿En que consiste una sesión de entrenamiento?

Normalmente una sesión de entrenamiento suele durar entre 1 hora y media y 2 horas aproximadamente. Depende un poco de cada uno si está dispuesto a realizar toda la secuencia de ejercicios marcados. El esquema de entrenamiento para una sesión sería el siguiente:

– 10/15 minutos saltando a cuerda. Fase de calentamiento.
– 5 minutos corriendo con intervalos de mucho mas a menos intensidad.
– 10 minutos de preparación (poner las cintas en las manos) y de estiramientos (sumamente importantes)
– 15 minutos del llamado shadow boxing. Se trata de practicar los movimientos y técnicas sin aplicar demasiada fuerza pero con intensidad. Esto ayuda a interiorizar los movimientos y mejorar el equilibro y coordinación con el propio cuerpo. Sin embargo a veces utilizo el saco para empezar a calentar.
– 4 fases de 4 minutos (descansos de 2 minutos aprox) con el profesor particular. Aquí es donde se pasa a la práctica de uno contra uno realizando puñetazo y patadas combinado con las técnicas que el profesor te vaya marcando y enseñando.
– 10 minutos con el saco. Esta es la fase dirigida al nivel cardiovascular. Se puede realizar de varias maneras pero la finalidad es hacerlo a la mayor intensidad posible durante un tiempo delimitado.
– 10/15 minutos de ejercicios musculares con pesas, abdominales, flexiones, etc.
– 5 minutos de estiramientos y relajación.

Con todo lo anterior os aseguro que ese día vais a dormir de lo más relajados y si lo combináis con un masaje tailandés después de la sesión mejor imposible!

¿Cuánto cuesta una sesión o un curso?
Una sesión tiene un coste de 400 THB (Baths). Unos 10 euros aproximadamente.
Un curso tiene un coste de 4.000 THB e incluye un total de 12 sesiones. Como véis sale más económico de esta manera.

¿Te gusta el Muay Thai? ¿Lo has probado alguna vez? Cuéntanos tu experiencia en el apartado de comentarios!

Visita durante 4 días a la moderna ciudad de Singapur



Llevaba mucho tiempo pensando en visitar este país (ciudad/estado) pero siempre se me había resistido. Finalmente, aprovechando que mis padres volvían a visitarme a Bangkok, decidí que era un buen momento para visitar la moderna ciudad de Singapur. Y es que era el último país del Sudeste Asiático que me faltaba por conocer y no podía perdérmelo. Imagino que siempre lo había postergado pensando en que es un lugar que no iba a cambiar demasiado como quizás otros lugares de esta zona en pleno desarrollo. Fueron un total de 4 días, suficientes para visitar todos los lugares más relevantes e interesantes de Singapur.

En mi opinión, al igual que la de muchos, Singapur es el país más distinto del Sudeste Asiático o, mejor dicho, el país que menos conserva su esencia asiática desmarcandose por completo a nivel económica. Singapur es una ciudad que podría perfectamente situarse en medio de Europa y pasaría desapercibida. Se trata de una ciudad muy moderna y desarrollada, de las que mas a nivel internacional, una ciudad muy limpia y ordenada en la que incluso te multan por cualquier cosa que pueda implicar ensuciarla, una de las ciudad mas jóvenes de Asia (tan solo 200 años de antigüedad) con mayor potencial económico del mundo. Además una de las ciudades mas caras del mundo. Es cursioso pero cuando uno aterriza en Singapur se podría llegar a olvidar de que está en el Sudeste Asiático sino fuera por las caras de la gente. Para muchos es una ciudad aburrida y sin personalidad, sin embargo a mi me pareció que tiene bastante que ofrecer y que los 4 días que pasé fue una duración perfecta, ni más ni menos.

Como Singapur no es una ciudad muy grande, la zona donde alojarse tampoco es demasiado importante y, además, está muy bien comunicada con las diferentes líneas de metro. Yo estuve alojado en el barrio llamado Bugis, el área comercial de Singapur y donde se concentran las tiendas, centros comerciales y algún mercadillo como la famosa Bugis street. Sinceramente es una buena zona pues incluso caminando estás bastante cerca de otros barrios y lugares turísticos a visitar como: Orchid road, la famosa zona de Clarke Quay o la impresionante Bahía de Singapur.



En 4 días visité los lugares más relevantes y lo hice siempre con el transporte público (el metro) o bien caminando ya que esta ciudad es muy cómoda para ello con avenidas anchas, bien cuidadas que permiten pasear agradablemente y además con un tráfico reducido y muy poco agobiante. A continuación os nombro los distintos lugares que pude explorar en mi visita a la moderna ciudad de Singapur:

– El barrio de Bugis: como dije se trata de una de las zonas comerciales de la ciudad. Es donde estuvimos alojados y aunque no me pareció demasiado interesante se puede visitar su calle más famosa, Bugis Street, llena de tiendas de ropa, comida y otros utensilios a buen precio.



– La Bahía de Singapur: sin duda uno de los lugares que más me gustaron de Singapur. Tanto de día como de noche es un lugar ideal para pasear, relajarse, tomar algo, etc. Desde aquí se pueden presenciar los iconos más famosos de la ciudad como el imponente Hotel Marina Bay Sands, la famosa estatua del tigre o los modernos rascacielos que se alzan en la parte financiera de la ciudad. Además cada noche uno puede presencia su espectáculo de luces y sonidos (llamado Woder Full Light and Water Show) totalmente gratuito y con dos proyecciones diarias, a las 20.00 y las 21.30. El espectáculo se puede presenciar des de cualquier parte de la bahía, sin embargo el lugar más recomendable es justo al lado del Museo de Arte y Ciencia. Esta zona también puede ser muy interesante para los amantes de la Fórmula 1 ya que el circuito se monta alrededor de la Bahía.



– Subir a la última planta del Hotel Marina Bay Sands: se trata del hotel más famoso de Singapur con mas de 2.500 habitaciones. Son 3 los edificios que los conforman y una gigantesca plataforma con forma de barco que se sostiene arriba del todo. Realmente es una auténtica obra de arte arquitectónica que ha influido a que Singapur se haya convertido en una ciudad conocida internacionalmente pues son millones de turísticas que visitan al año este lugar. Lo mas recomendable es subir a la última plant, 55 en total, y presenciar la ciudad desde arriba.



Visitar y pasear por los famosos Jardines de la Bahía (Gardens by the Bay). Se trata de un parque inmenso con jardines delante del mar donde uno puede perderse todo un día. Yo estuve paseando toda una mañana y sino hubiese sido por el calor abrasante quizás hubiera pasado más tiempo. Este parque es una muestra de la filosofía de la ciudad de Singapur donde predomina el verde casi igual que el asfalto.



– Visitar los 3 barrios que hacen de Singapur una ciudad multicultural: Little India (barrio indio), Chinatown (barrio chino) y Arab Quarter (barrio Musulmán). Cada uno con sus peculiaridades en cultura y religión que a mi me gustó mucho descubrir.





– La zona de Clarke Quay: para mi algo que me encantó fue pasear toda la bahía y terminar en esta zona. Es un lugar lleno de ambiente con restaurantes y bares a orillas de un canal de agua. Caminar al lado del agua e ir atravesando sus bonitos puentes es algo muy recomendable, quizás recomendaría mucho más por la noche donde también hay más ambiente. De echo, Clarke Quay se trata de una de las zonas con más ambiente para la noche o, al menos, la más famosa de la ciudad.

– La larga y famosa calle de Orchard Road donde se concentran la mayoría de tiendas de marca así como muchos de los centros comerciales de la ciudad. Aquí es donde pasamos nuestra última mañana y aunque la verdad que no soy muy entusiasta de las compras (y menos en Singapur) había que visitarla.



Así fueron mis 4 días de visita por la ciudad de Singapur. Puedo decir que me dejó muy buen sabor de boca y quizás me había esperado algo menos de lo que me acabé encontrando. Me gustaría volver en un futuro para poder explorar aún mejor la ciudad e incluso sus alrededores. Singapur podría ser una buena ciudad donde vivir y estoy convencido que con muy buena calidad de vida, ahora bien, siempre y cuando tengas un buen salario que te permita disfrutarla. Además una de las cosas que más me gustó fue la cantidad de vegetación y parques que tiene la ciudad, algo que sin duda echo en mi vida diaria en Bangkok.

Viaje por Japón durante 9 días


Hace exactamente un año que estaba empezando a planificar mi viaje por Japón. Un país que, honestamente, nunca me había llamado la atención o había entrado en mis planes de viaje. Sin embargo, sin esperarlo, Japón me dejó gratamente satisfecho e hizo que este país se convirtiera en unos de mis favoritos, incluso podría decir en mi top 5. Mi viaje fue exactamente a finales de mayo de 2016 y la duración fue corta pero intensa, un total de 9 días completos.



Japón es un país único e incomparable con alguna otra cultura o sociedad en el mundo y es por este motivo que lo hace especial y sumamente interesante. Una tierra con una personalidad y carácter muy marcados que hacen que uno se sienta completamente en otro mundo. Japón es sin duda uno de aquellos países que cuando uno lo pisa nunca le deja indiferente. No solo por su cultura y su historia sino por todas sus peculiaridades que uno puede observar y descubrir a cada momento del día. Japón es un país que incluso para los que son poco curiosos o difíciles de impresionar, les deja cautivados. Estoy convencido que por este motivo, por ser una tierra única en el planeta, es en la actualidad uno de los principales destinos en la gran mayoría de viajes.



Hacía meses que no tomaba vacaciones y después de haber cambiado de empresa llevaba un largo tiempo trabajando duro y sin permitirme un descanso. Aunque no tenía muy claro el destino, era el momento de volver a hacer la mochila y ponerse a viajar. Después de revisar los vuelos encontré la mejor opción para aprovechar esos 9 días que disponía de vacaciones. Finalmente me iba a Japón, ese país que muchos amigos y conocidos me habían hablado de forma tan positiva. Como disponía de un tiempo limitado preferí documentarme un poco y decidir mi ruta con antelación en la cual incluí Tokyo, Kyoto, Nara y Osaka. Aunque no me gusta demasiado planificar la duración en la que voy a estar en cada lugar, en este caso debía estar bastante delimitada pues mi vuelo de vuelta a Bangkok lo reservado desde Osaka.


La verdad es que no me había creado demasiadas expectativas así que me iba nervioso pero con mucha energía. Esa noche, antes de irme hacia el aeropuerto, recuerdo que estuvimos cenando cerca de mi casa con unos buenos amigos. Estaba muy emocionado, otra vez volvía a viajar por unos días y lo hacia solo con mi mochila. Aunque si bien es cierto que el viaje empieza mucho antes, en este caso ya estaba a punto de pisar la tierra japonesa.


Por la mañana temprano, sobre las 08.00, llegué a Tokyo, el aerea mas poblada del mundo con mas de 35 millones de habitantes. Mi primer objetivo lo tenía claro; encontrar el hostal que había reservado. Al no haberme planificado demasiado tan solo tenía apuntado el nombre de este, una foto con un pequeño mapa y el nombre de la estación de metro mas cercana. Tan solo llegar recuerdo que empezaron mis primeras sorpresas. La cantidad de opciones que te ofrece Tokyo para la red de transporte es inmensa y hace que uno se acojone cuando empieza a ver todas esas señales, indicaciones y mapas de la inmensa ciudad. Yo tenía muy claro el nombre de la estación de metro a la que me debía dirigir lo que no tenía tan claro era como llegar. Finalmente después de preguntar a varias personas, aunque el inglés no se habla demasiado en Japón, pude mas o menos entender como llegar. Sin embargo recuerdo que me dormí en el metro con la mala suerte que me pasé de estación y eso hizo que volviera a pasar un rato de incertidumbre (divertido) para volver a encontrar la dirección correcta. Después de preguntar a mucha gente y de 2 horas de transportes llegué a mi hostal. Para nada estaba cabreado o frustrado, al contrario, estaba aún con más ganas de empezar a explorar esa inmensa y vibrante ciudad que me había recibido con una buena aventura.


Pasé un total de 4 días completos en Tokyo muy bien aprovechados en los que pude visitar gran parte de sus barrios y zonas mas conocidas. Recuerdo que desde que salía del hostal hasta que se iba la luz del día no paraba de un lugar para otro, caminando muchísimo (15-20 km diarios) y tomando el tren o metro en donde siempre me encontraba con una nueva aventura y curiosidad para mis sentidos. Viajar solo por Japón es una experiencia que nunca voy a olvidar pues recuerdo que a cada momento descubría cosas que me llamaban la atención o bien lugares a los que quería entrar y conocer. Además, si bien es cierto que los japoneses hablan ingles igual o menos que en España, al final si uno quiere acaba comunicándose. Sin embargo comparado con otros países puede ser un lugar en el que a veces puedas sentirte bastante solo al haber esta barrera de comunicación.




En Tokyo recuerdo casi todos aquellos lugares que visité y algo que me quedó muy marcado fué cada vez que llegaba a un sitio distinto, alucinaba. Tokyo es realmente una de las ciudades mas grandes en extensión y magnitudes que he visitado y lo mas curioso es que se mantiene muy limpia, ordenada, tranquila y bien cuidada. Se nota que los japoneses saben lo que hacen o, al menos eso me pareció a mi. Visité los diferentes barrios que nombro a continuación:

– Ryogoku, el barrio donde se alojan los luchadores de Zumo. Donde lo mas curioso es ver a esos japoneses enormes paseandose por las calles con su traje tradicional o comerse un desayuno de campeón.
– Akihabara, el barrio de la electrónica donde uno puede retroceder en el tiempo y volver a sentirse un niño junto a los vídeo juegos y series de dibujos animados con las que hemos crecido.


– Shinjuku, la típica imagen de Tokyo y el barrio vibrante de la ciudad donde miles de personas lo pasean a diario. Las luces de neones son las que reinan las calles.



– Shibuya, el barrio donde se encuentra elcruce de calles mas famoso y concurrido del mundo. Digno de ver y presenciar.


– Harajuku, uno de los barrios al que llegué sin querer pero me dejó bien sorprendido. Donde se concentra el Manga y los mas fans y seguidores que se visten de personajes famosos. Un auténtico espectáculo de la moda y el friquismo a la japonesa.


– Asakusa, el barrio mas tradicional y en el que uno puede retroceder en el tiempo. Es el lugar para visitar templos.
– Ginza, el barrio comercial de la ciudad junto a Shinjuku con sus tiendas de marca y mas lujosas en todo Tokyo.
– Roppongi, el barrio nocturno y la fiesta aunque no tuve la oportunidad de visitarlo de noche.

Y, entre otros lugares, la famosa Torre de Tokyo, el parque Yoyogi (el de Coldplay), el parque Ueno y el parque de Shinjuku Gyoen (el mas bonito y mi favorito).



Como veis aproveché muy bien mi estancia en Tokyo e incluso estuve apunto de alargarla y cambiar la ruta que tenía predefinida. Sin embargo finalmente tomé el autobús nocturno que había contratado con destino a Kyoto, la ciudad mas famosa de Japón por sus templos, cultura, historia y las Geishas que aun se dejan ver por sus calles. Estuve un total de 3 noches o 2 días enteros, en los que decidí explorar sus rincones a pie y en bicicleta. Kyoto me encantó, es un lugar relajado que te ofrece esa imagen que todos tenemos creada de Japón; esa imagen que nos han mostrado las series de dibujos animados … templos, casas tradicionales, vestimenta, jardines y parques, etc. Visité los templos mas importantes y disfruté a mas no poder de su comida tan deliciosa que nunca antes me había despertado la curiosidad. Kyoto es ideal para explorarla durante del día pues hace que te sientas realmente cómodo y relajado.



Tocaba seguir el viaje y ahora el siguiente y último destino se trataba de la segunda ciudad mas grande de Japón, Osaka. En realidad esta ciudad había leído que no tiene demasiados lugares interesantes a visitar, sin embargo me habían hablado muy bien sobre su ambiente, su atmósfera, su gente y su rica gastronomía. Una de esas personas que me había dado tan buena opinión fue mi hermano mayor, y no estaba equivocado. Pasé 2 noches en esta ciudad y además tuve la gran suerte de hacerlo junto a uno buena amiga que había conocido en Tokyo. Ella vivía en Tokyo y al conocerla decidió venir a pasar el fin de semana conmigo. Fue una experiencia inolvidable que no cambiaría por nada pues junto a ella pude disfrutar y sumergirme mucho mas en la cultura japonesa. Tanto, que nos pasamos toda una tarde (como 7 horas) sentado en una tipica taberna de Sushi comiendo, bebiendo cerveza y conversando con agradable y simpática gente local. Sinceramente es cierto que la gente de Osaka es mucho mas cercana y abierta con un toque de alguna manera incluso mas latino.



Mi ultimo día decidimos visitar la población de Nara, famosa por sus templos rodeados de naturaleza y ciervos. Eran mis ultimas horas en este país y sinceramente me sentía que no quería que mi aventura por esta tierra terminara. Japón me había dejado alucinado, me había cautivado y había sobrepasado todas mis expectativas. Japón se había convertido en lugar al que estaba convencido que volvería y, de echo lo volví hacer al cabo de tan solo 2 meses. En el próximo articulo os contaré sobre ello.



¿Como llegar a Japón desde Bangkok?
Aunque por supuesto hay varias compañías aéreas que realizan este trayecto desde mi punto de vista y experiencia recomendaría Air Asia. Para mi, en las dos ocasiones que fui, todo salio perfectamente en cuanto a horarios, tiempos y servicios. Aunque se trata de una compañía de bajo coste, es un avión igual que todos que te lleva al destino donde quieres ir. Lo mejor es que tiene de las mejores ofertas y los horarios me encantan pues sales a media noche de Bangkok y llegas por la mañana a Tokyo (viceversa casi lo mismo) con lo que puedes aprovechar todo el día de viaje.


Después de un largo tiempo en Tailandia

interior restaurante Nham

Ya pasaron 2 años desde la última vez que escribí alguna entrada en mi blog. El tiempo pasa y ni te enteras. La verdad que desde que decidí quedarme a vivir en Tailandia que me olvide bastante (al principio) y después por completo de mi blog personal sobre mi viaje solo ida. Sin embargo nunca he pensado en abandonarlo ya que, de alguna manera, este viaje continua. Aunque bien es cierto que en estos momentos mi casa y mi vida están construidas en Bangkok (Tailandia), el hecho es que sigo fuera y lejos de mi “tierra”.

Durante estos casi 4 años viviendo en Tailandia me han pasado muchas cosas… claro, como a cualquiera! He aprendido a convivir en otra cultura, trabajar en un ámbito completamente distinto y progresar, viajar alrededor de Tailandia así como a otros países de alrededor, disfrutar nuevas experiencias de todo tipo, y muchas otras cosas mas que tampoco es necesario contar. Pues 4 años dan para mucho si uno quiere. Tengo pendiente escribir sobre esos viajes que realice a nuevos destinos que aún no conocía como Singapur y Japón (un país que me dejo alucinado), o bien a muchos lugares que he visitado en Tailandia.

La verdad es que vivir en Tailandia engancha, y mucho! He hablado de esto muchas veces con mis amigos y casi todos coincidimos en las mismas razones. Sus comodidades por el tema económico, su clima, la comida, viajar por el país o los alrededores, su gente (especialmente sus mujeres), la oportunidad de crecimiento profesional, entre otras cosas. Yo, personalmente, creo que es su filosofía de vida del día a día lo que le hace un lugar especial. Esa filosofía que tienen los tailandeses del “sabai sabai” (con la calma) o el “mai pen rai” (no te preocupes, sin problemas). Combinando esta filosofía con todos los factores anteriores hacen que Tailandia sea realmente una tierra paradisíaca en la que vivir.

Creo que alguna vez ya os hable sobre mi vida en Bangkok; he conseguido tener un buen trabajo que me permite tener una vida estable y disfrutar del día a día, tengo muy buenos amigos y en general estoy muy agradecido de lo que Tailandia me ha dado y me sigue dando cada día. Es precisamente por este motivo, la estabilidad, que se hace más difícil poder pensar en cambios y nuevos caminos en mi vida. Especialmente la comodidad que me ofrece Tailandia en muchos aspectos es el factor principal del hecho de que siga viviendo en esta parte del mundo y aun no haya decidido moverme hacia otro lugar. Es curioso pero a la vez muy obvio que, cuanta más estabilidad y comodidad tenemos más complicado se hace romper con nuestra rutina y hacer un cambio en nuestra vida. El miedo a cambiar y volver a empezar es algo que nos convierte en personas débiles.

Ahora, después de tanto tiempo, me gustaría volver a reactivar este blog en el que un día pude empezar a expresar todas mis emociones y experiencias sobre una de las aventuras más importantes de mi vida: VIAJAR! Este blog guarda esa esencia y energía que un día me ayudo a ser valiente para cambiar mi vida. Llevo meses pensando, dándole vueltas a mi vida actual y reflexionando hacia donde quiero ir. Imagino que es algo natural y forma parte del proceso de nuestra existencia, se trata de esa inquietud que de alguna manera nos hace sentir vivos.

En definitiva el objetivo de este post es, por un lado expresar la necesidad de volver a escribir sobre los viajes que ya hice a otros países y que me gustaría compartir y dejar grabados en mi pequeño diario de viaje. Y, por otro lado, porque esas inquietudes de viajar y volar hacia otro lugar que estuvieron presentes durante años en mi vida cuando estaba en España, ahora vuelven aparecer desde hace ya unos meses y, cada vez lo hacen con más fuerza y ganas.

Aprovecho para dar las gracias a todos aquellos que en algún momento os intereso mi blog o bien os sirvió de ayuda y pediros disculpas por haberlo abandonado durante tanto tiempo.