Simplemente increíble, exorbitante para mi mente

La verdad, no se por donde empezar a contaros mis dos últimos días en Sumatra, ha sido una experiencia que nunca olvidaré, estoy convencido. Quedaran grabadas en mi memoria las vivencias que he compartido con esta gran familia y en la escuela de la ciudad de Galang a unos 45km de Medan. Las emociones que he llegado a sentir son tan inmensas, que las palabras se me quedan vacías y cortas para describirlo. Sobrepasa de muy largo todo aquello que podáis leer en este post, os lo digo muy en serio. Aunque intentaré explicarme lo mejor y resumidamente posible….veremos si lo logro! Como ya os comenté en el ultimo post, conocí a un profesor de ingles que estaba disfrutando del fin de semana con cuatro de sus estudiantes. Me propuso de ir a visitar su escuela y quedarme a dormir en su casa antes de irme hacia Kuala Lumpur y yo acepté sin pensármelo un instante, era algo que siempre había soñado en hacer. Lo ví en sus ojos, era una persona en la cual podía confiar. No me equivoqué. Por la mañana fui solo a subir un volcán (Gunung Sibayak, 2098 metros), pasé un rato en la cima contemplando el cráter, escuchando el ruido del gas y oliendo el azufre que hay en su interior. Conocí varia gente mientras subía y la sorpresa para muchos de ellos era siempre la misma, vas solo? Pues si, ya que de esta manera pude ir a mi ritmo y lo subí en un plis plas (en total fueron 4 horas). Me relajé un rato contemplando las vistas y grabando en mi mente todo aquel paisaje el cual me dejo asombrado.
Luego volví rápidamente al pueblo ya que me estaban esperando para marchar. Quiero ser sincero ya que de esta manera también me ayudo a reflexionar. Durante el viaje y al llegar a casa de este hombre, Salmon, me sentía en algunos momentos algo inquieto y con cierta desconfianza de hacia donde me dirigía, aunque a la vez muy bien acompañado. Hablando con las estudiantes de 17 años con las cuales se podía mantener una buena conversación en ingles. Tomamos unos 3 o 4 transportes (ya ni me acuerdo porque fue toda una autentica odisea) para llegar a su ciudad. El trayecto en algunos momentos se hacía algo pesado y largo pero lo mejor de todo es que me hicieron sentir lo más cómodo y acompañado posible. Siempre preguntándome si me sentía bien, si estaba cansado, aburrido e incluso Salmon quiso pagarlo todo, sin que yo sacara el monedero del bolsillo… increíble! Al llegar a la ciudad, fuimos a su casa y antes de entrar se entrometió en mi mente otra idea equivocada. Pensaba que me dirigía a una casa algo lujosa y por encima de la media. Estaba completamente equivocado. Me encontré delante de mis ojos una vivienda muy humilde, sencilla, modesta, sin sofás, sin sillas, sin mesas, sin ducha, tan solo con lo mas imprescindible. Toda la família (4 hijas y la madre) nos estaba esperando para empezar a cenar. Entonces nos sentamos todos juntos en el suelo, con un clima más familiar imposible, y empezamos a comer…con las manos claro! Me ofrecieron de todo, incluso si quería comer con cuchara pero yo les dije que estaba en su casa y que haría absolutamente lo mismo que ellos. Esta fue una de mis maneras de mostrar mi respeto y agradecimiento hacia ellos, ya que es así, desde mi punto de vista como hay que conocer y experimentar otra cultura. Tan solo Salmon hablaba el inglés por lo cual en muchas ocasiones se hacía imposible mantener una conversación con los demás. Pero me daba igual, estaba allí compartiendo una experiencia inolvidable. Cuando terminamos pude darme una ducha bien fresca y nos fuimos a tomar algo al centro de la ciudad. Al volver, Salmon y yo nos sentamos y estuvimos charlando como 2 horas mas hasta que caímos rendidos y nos tumbamos a dormir en el mismo lugar donde habíamos comido. En todo momento me dijo que hiciera lo que me apeteciera, como si estuviera en mis casa. Incluso me ofreció para ver “el Clásico”, aunque no estaba para fútbol, quería descansar para estar al 100% de energía para el día siguiente.
Antes os he contado dos ideas erróneas que formó mi mente. Pues bien, hubo una más. Y es que los prejuicios son una de las peores cosas que posee la mente humana. En algunos momentos venia a mi mente el pensamiento de que me pedirían dinero al despedirme. Que equivocado que estaba. Me arrepiento de todo corazón de haber podido crear estos juicios en mi mente. Pero tampoco me culpo y me atormento, se muy bien como psicólogo que los seres humanos, nuestra mente, necesita formar una explicación, crear unos prejuicios y unas ideas sobre lo desconocido, lo nunca visto o vivido. Es completamente natural y creo que legítimo, aunque espero que después de esta experiencia mi mente haya aprendido una lección! Por la mañana nos levantamos a una hora que si os lo digo no os lo creeréis…las 5.30 h de la madrugada! Sus cuatro hijas de menos de 15 años estaban ya levantadas, limpiando la cocina, preparando el desayuno…en fin ayudando a sus padres, algo inusual en nuestra sociedad. Seguimos hablando un buen rato, desayunamos, hasta que nos dirigimos hacia la escuela. Me di cuenta de una cosa, no utilizan la televisión ni ordenadores y/u otros elementos que interrumpan las conversaciones y relaciones entre las personas. Esto les hace estar mas unidos y compartir mucho mas sus sentimientos, percepciones y conocimientos sobre la vida. A veces pensaba que esto no me podía estar pasando, que estaba soñando o algo por el estilo, ya que lo había leído, escuchado o quizás visto alguna vez por televisión, pero siempre pensaba que tener una experiencia como esta en mi vida era casi imposible. Me siento muy afortunado y como siento estoy enormemente agradecido! En la escuela pude aprender miles de cosas. Al llegar me presentaron a todos los profesores, al director, secretaria, etc. Todos los estudiantes (de entre 13 y 18 años, secundaria y bachillerato) se quedaban mirándome, algunos me sonreían, otros se escondían, me señalaban… estoy seguro que para ellos también fué una experiencia nueva y única. Todos los lunes, antes de empezar las clases, realizan una ceremonia para inaugurar la semana. Se ponen todos en el patio formando fila al estilo militar y empiezan a dar discursos sobre el buen comportamiento (los cuales me parecieron excelentes), cantan su himno nacional y luego rezan el Corán, aunque comparten y conviven varias religiones. Después, lo cual dura unos 30 minutos, me fuí a una de las clases con 30 chavales a presentarme y a dar una pequeña charla. Les hablé de la importancia de aprender y saber hablar el inglés y les pude mostrar, dibujándoles en un mapa en la pizarra, de donde era yo y contarles un poco sobre mi país y mi lengua. Por supuesto imagino que ya os lo imagináis; ya me veis allí en medio explicando donde está Cataluña y dándoles a conocer nuestra lengua, ya que de esta manera les podía poner un buen ejemplo para que entendieran la riqueza de hablar varios idiomas (algo que a veces a nuestros patéticos políticos de Madrid se les olvida). Era la primera vez que hablaba en público en inglés pero la verdad es que fue realmente fascinante y lo volvería a repetir las veces que fuera necesario. Los estudiantes atendían y abrían los ojos como si de un extraterrestre se tratara y prestaban atención en todo momento, aunque cuando intentaba que interaccionaran me resultaba imposible, ya que se mostraban muy tímidos delante mio. Muy normal claro esta. Al terminar, el director de la escuela quiso hablar conmigo para saber mi opinión y conocer mi punto de vista sobre sus estudiantes y de que forma habían respondido. Fué una charla muy interesante y a la vez graciosa, ya que mi buen amigo Salmon iba traduciéndolo todo!
Me hice una barbaridad de fotos; era un no parar, una locura, pero estaba dispuesto a pasarme todo el día si hacia falta y, claro está, sin dejar de sonreír ni un solo instante. La gratitud que me desprendieron estos chavales nunca antes la había tenido. Con tan poco que les expliqué, lo cual a mi me pareció tan solo una simple presentación de un turista como cualquier otro, ellos lo percibieron como algo asombroso. Y es esta una de las razones por la cual pienso que gente así es a la cual puedo enseñarles algo, por muy poco que a mi parezca para ellos no tiene precio. Y, a parte que te hacen sentir realizado, siento que puedo transmitir mas de lo que pudiera en mi sociedad donde nací. Al salir de la escuela me fuí con el profesor a visitar a dar unas vueltas con la moto y visitar las plantaciones de los alrededores y luego a comer algo. Toda la gente de la ciudad me observaba, según él, era uno de los pocos turistas que pisaba esa ciudad. Gracias a el, pude entender muchas cosas cuando hablaba con la gente o bien escuchaba discusiones, etc. Una oportunidad única para comprender mejor su forma de ser y su cultura. Mas tarde fuí a despedirme de la família y a buscar mi fiel acompañante, mi mochila. Antes de ir al aeropuerto fuímos a un pueblo de al lado a visitar a su hermana. Pasé un buen rato hablando sobre mi família, mi profesión y aprendiendo de todos ellos. Entonces llegó el momento cuando se empeñó en ir conmigo al aeropuerto…me dijo que era su responsabilidad! La despedida, aunque prefiero no llamarlo así ya que estoy seguro que volveré a Sumatra, fué para mi algo triste, me saltaron las lágrimas! Siento que les debo algo, aunque ya sé de que manera compensarles su enorme y sincera hospitalidad. Me hicieron sentir como si formara parte de su familia.
He aprendido muchas cosas conviviendo con esta família, sobre su forma de convivir, de comunicarse, de divertirse…pero me gustaría resaltar una de ellas particularmente. Este profesor cuando estaba en su casa me dijo: ” quizás no tenga coche, ni una casa lujosa, ni una televisión moderna, ni ropa cara, etc…pero no lo necesito, lo más importante para mí, está en mi interior, en levantarme cada mañana y poder sonreír, tener muchas amistades, sentirme bien conmigo mismo, ofrecerles conocimiento a mis hijas y a mis estudiantes, ayudarles a que tengan un futuro mejor, tener la mente en paz y sin preocupaciones que no tienen sentido, en definitiva apreciar las cosas humanas y no las materiales”. Cada vez que lo pienso se me pone la piel de gallina! Espero tomar un pequeño descanso antes de llegar a Bangkok, cuando digo descanso me refiero a mi mente, ya que mi cuerpo esta cada día mas en forma y con mas energía. Pero psicologicamente a veces me siento un poco cansado, especialmente estos últimos días. A veces eran tantas cosas nuevas para mi mente que no sabia ni como absorberlas y procesarlas. Ahora ya vuelvo a estar en Kuala Lumpur, llegue ayer a la 1 de la madruga y decidí hospedarme en la misma guest house y ponerme a escribir como una maquina todo lo vivido hasta ahora. Hoy he pasado la tarde con un compañero que conocí en Perhentian Island hace como 3 semanas… así de pequeño es el mundo! Y al final poco he descansado…levo 4 días durmiendo 3 o 4 horas. Mañana me subo a otro avión que me llevará hacia el sud de Tailandia, la ciudad de Hat Yai. No sabéis cuanto echaré de menos este enorme país, Indonesia, su gente, su forma de vivir la vida…aunque don’t worry, VOLVERÉ! De momento mi viaje debe continuar ya que falta mucho por descubrir.
Me siento mas alegre que nunca, conmovido, excitado, enternecido, enamorado de vivir cada momento y estar aprendiendo como nunca…sera esto la felicidad? No lo se, pero hacia tiempo que no me sentía así.

Anuncios

Publicado el octubre 8, 2012 en Indonesia y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Proximo destino HAT YAI a unos 50 km de la frontera con Malasya : dicen que es una de las ciudades menos interesantes de Tailandia . Tienes que visitar el gran Buda reclinado, se puede entrar en su interior y ver sus pulmones y su corazón. Este gran Buda se encuentra en el templo Wat Hat Yai Nai.
    Cuidado con los night-clubs, salas de masaje y burdeles. Dicen que hay peleas de toros, donde los toros enganchan sus cuernos uno contra el otro y empujan hasta que uno se retira.

  2. Brutal el post Albert! M’ha molat molt llegir-lo, i imaginar-me les coses que estàs vivint!
    Una abraçada des de Sabadell!

  3. Estic encantada de tot el que estas vivint una passada !!!! puc venir ?? molts petons son.cuidat i segueix sen Feliç.

A %d blogueros les gusta esto: