Archivo de la categoría: China

Beijing i Shanghai, ultimas visitas por China

AglomeracionesChinos y banderas
Triciclo en Beijing

Tenía 10 días antes de tener que salir del país y quería visitar la capital y la ciudad más moderna de China, Shanghai. Parece que sean muchos días pero aquí las distancias siempre llevan largo tiempo, como si tuviera que recorrer dos España de norte a sur. Me decanté empezando por Beijing, una ciudad de 14 millones de habitantes. Por primera vez llegué dormido en una litera del tren! No quería irme sin probarlo. Durante el trayecto conocí a dos chinas con las cuales acabé pasando toda la tarde visitando el centro de la ciudad y el famoso Heaven Temple. Fueron unas horas muy entretenidas queriendo seguir aprendiendo mas sobre el idioma y la cultura.
Beijing con buena companyia
Heaven Temple, Beijing
Comercial street, Beijing
Ciudad prohibida, Beijing
Estuve cuatro noches alojado en un Hutong, muy tranquilo y cercano a la estación de metro. Transporte ideal para moverse. Mi estancia pude aprovecharla y visitar los lugares mas importantes. Las calles más nombradas, algún lago muy bonito, hutongs y como no los dos sitios más importantes que uno está medio obligado a ver. La Ciudad Prohibida de Beijing, una construcción enorme con bastantes siglos de antigüedad que había sido utilizada como la estancia del presidente. Y la impresionante Gran Muralla con mas de 6000 metros de recorrido. La excursión hasta allí me llevo más de medio día ya que me pasé tres horas caminando encima de la Muralla. Una de las cosas mas divertidas fue sumarme a lo mas turístico y bajar por un tu-bogan a toda pastilla! Contemplar y pararse a pensar como debieron construir esa bestialidad es algo que hice constantemente. Otra de las cosas que se puede visitar en esta gran capital son los diferentes mercados que hay como: el Silk street, electronic market, night food market, etc. Yo fui al mercado de la seda y es curioso ver el estilo de vender y de regatear.
Ciudad prohibida, Beijing
Ciudad prohibida, Beijing
Aglomeraciones
Hutong, Beijing
Churros en China
Gran Muralla China
Gran Muralla China
Beijing
Beijing
Lago en Beijing
Antes de ir a Shanghai debía hacer una parada que me habían recomendado, visitar el lago de Hangzhou. Comprar los billetes de tren no fue nada fácil ya que me pasé 3 horas haciendo varias colas hasta que en una hablaban en el inglés. Son de aquellos momentos en los que empiezas a preguntarle a todo dios si te entiende. Fue la estación con más gente que había visto en mi vida. En Hangzhou no tuve mucho tiempo pero el suficiente como para darme un paseo por el hermoso lago junto a un grupo de compañeros chinos y comer en un restaurante delicioso, el cual si no hubiera sido por ellos nunca habría acabado allí.
Hangzhou, China
Comida al estilo Chino
Hangzhou, ChinaBeijing
Después de pasar una noche cogí un tren por la tarde hacia la ciudad de Shanghai. Una de las ciudades que más tenía ganas de ver. Además no pudo ser mejor llegar hasta una ciudad tan moderna que subido en un tren que alcanzaba los 310 km/h. Llegué por la noche, cogí el metro hacia el centro de la ciudad, Nathan road a un paso del Bund, y al salir a la calle me quedé alucinado y muy emocionado. Estaba allí solo en medio de todo aquello. Antes de buscar el hostal me quedé contemplando todo lo que me rodeaba. El primer día quise hacer un largo recorrido desde la Times Square pasando por el French concession y el Old town. Por la noche había quedado con alguien de Shanghai que había conocido en la famosa red social de viajeros “Couchsurfing”. Me llevó a cenar los mejores noodles y luego a contemplar las mejores vistas que he tenido de ninguna otra ciudad. Se trata del Hotel Hyaat en la ultima planta (36) con unas vistas desde la terraza hacia uno de los barrios mas modernos del mundo, Pudong, y hacia los edificios coloniales del Bund. Al día siguiente me fui a pasear por el barrio moderno y por la noche tuve la suerte de salir un poco con gente que vive allí teniendo incluso un sitio para dormir antes de irme al aeropuerto. Donde iba? Esta fue una pregunta difícil hasta que decidí tres días antes comprar un vuelo hacia Kathmandú, Nepal. Eso si, ya que había la posibilidad de hacer escala preferí primero hacer una visita exprés por Seul, Korea del Sur. Tuve suerte de poder coger un tren que en tan solo 7 minutos te deja en la terminal, ya que por los pelos que no pierdo el vuelo y me quedo dormido.
Nathan Road, Shanghai
Shanghai, China
IMG_3216
Pudong, Shanghai
Pudong, Shanghai
Vistas desde el Hotel
Vistas desde el Bund
Barrio de Pudong, Shanghai
Los tres edificios mas altos
Vistas desde el Bund
Realmente tres días en una ciudad como Shanghai saben a poco aunque siempre estoy a tiempo de volver. Dejo atrás esta inmensa tierra en la que he podido viajar durante 2 meses. Son muchísimas las experiencias vividas. Nunca antes hubiera imaginado viajar por China y conocía bien poco sobre este país. Han sido muchos los buenos momentos que he vivido. Un país con gente extraordinaria y una cultura de lo más interesante. Distintos lugares, paisajes, comidas, idiomas, etc. Muchas cosas que descubrir. Un idioma interesante que me hubiera gustado conocer mas. Estoy convencido que volveré ya que dejo allí algún amigo, buenos recuerdos y muchos lugares sin haber podido explorar. Definitivamente viajar por China no te deja indiferente. Cada día es un aprendizaje, una experiencia, una historia diferente. Xie xie Ní y hasta la próxima!
IMG_2878

Anuncios

Del noroeste de China hacia la ciudad de Xian

Desierto Dunhuang
IMG_1010
IMG_0909

En las regiones del noroeste pude experimentar otro tipo de cultura, gastronomía, religión e historia distinta. A partir de la ciudad de Xinning empecé a presenciar otro paisaje y contexto diferente. La gente con otros rasgos y con caras distintas. Mereció la pena poder visitar esta zona ya que ha sido una de las que más me han gustado en este país. Zonas menos pobladas, carreteras muy poco transitadas entre montañas y desierto.
Templo tibetano Xinning
Templo tibetano Xinning
Templo tibetano, Xinning
Llegué a la ciudad de Xinning, en la cual tuve una primera impresión algo equivocada. Al principio me pareció una ciudad grande, gris, contaminada y muchos edificios en construcción. Pero realmente después de pasar un día y visitar un par de templos y pasear por las calles decidí quedarme un par de días más disfrutando de la nueva comida y subiendo a una colina a las afueras de la ciudad. Desde aquí no estaba seguro donde dirigirme. Debía pensar en los días que me quedaban de visado para decidir la ruta. Tenía dos opciones: seguir hacia el norte y cruzar a Kirjistán o bien ir hacia el este. Las dos me gustaban así que quise encaminarme más al norte y pensarlo más adelante.
IMG_0765
IMG_0777
IMG_0849
IMG_0952
Mi siguiente destino fue al norte de la provincia de Gansu, Dhunhuang. Una ciudad a los pies del Desierto de Gobi, cerca de Mongolia y con mucha influencia histórica con los países de Asia central. Lugar de comercio e intercambio entre culturas distintas. Para llegar hasta aquí el trayecto en bus fue de 27 horas, el mas largo que he echo en todo mi viaje con este tipo de vehículo. Las carreteras están en medio del desierto, sin coches, muy pocas casas y mucho viento. No era de extranyar que algo pasaría. Cuando estábamos a tan solo 3 horas de llegar el motor del autocar empezó a sacar humo y tuvimos que parar en medio de la nada. Después de casi dos horas, cambiaron no se cuantas piezas hasta que consiguieron arreglarlo.
IMG_1024IMG_0877
En la ciudad de Dunhuang se habla y se escribe otro idioma, el Uigur, al igual que en toda la provincia de Qinjiang. La comida tiene mucha influencia musulmana con las especies, la carne halal, etc. Uno de los sitios más famosos para visitar son las cuevas de Mangoon, construídas hace más de 15 siglos y con una história que a uno le hace comprender mucho mejor toda la influencia de culturas que ha tenido esa zona. Un día hice una excursión por el desierto durante 5 horas y tan solo eramos tres, no vi a nadie más. En teoría la mayoría de turistas van al desierto y pagan para pasar una valla que se extiende a unos 7 kilómetros en cada lado. Si, asi es China, alla donde vas hay una “ticket office”. Fue una caminata impresionante por las dunas del desierto. Nada mas que montañas de arena a tu alrededor. En lugares así te das cuento de lo insignifacantes que somos. Tan solo encontramos un lago donde el agua estaba helada y te dejaba un regalo para la vista.
IMG_1139
IMG_1037
IMG_1245
IMG_1307
IMG_1351
En este punto del viaje llegó el momento de decidir por donde seguía la ruta. Finalmente decidí volver hacia el este del país y dejar para otro viaje los países de “stán”. Antes de cruzar hacia la otra provincia quise hacer una parada en la ciudad de Zhangyé y visitar las montañas de colores de Danxia. Este sitio es el menos turístico que he pisado en China. No había ni un occidental y solo hoteles para locales. Finalmente encontré uno que me dejaron pasar la noche y al día siguiente me fui hacer una excursión. No me esperaba lo que vi ya que no pude entender como en ese lugar no había casi nadie. Montañas de colores distintos, tonalidades que varían dependiendo de la luz del sol y sin vegetación. Algo muy curioso y hermoso de ver.
IMG_1419
IMG_1422
IMG_1724
IMG_1551
IMG_1618
Dejé atrás esta ciudad habiendo conocido a una persona que volvió a demostrarme como se siente uno cuando es tratado con tanta hospitalidad. Iba andando por la calle cuando una chica se me acercó hablándome el inglés y presentándose. Acabé pasando la tarde antes de irme paseando por la ciudad, jugando al baloncesto, bailando, con buena compañía, antes de irme a coger mi amigo tren.
IMG_1440
IMG_1753
IMG_1412
IMG_1382
Mi siguiente provincia era Shanxi, directo a la ciudad de Xian. Fueron otros dos trenes, pasando por Lanzhou, de 10 horas cada uno pero ya empezaba a estar algo acostumbrado. Llegar a Xian fue toda una aventura. Quería llegar a un hostal y decidí andar pensando que el trayecto sería corto. Acabé perdido pero dos buenos hombres se ofrecieon para acompañarme. Finalmente tardamos un buen rato en encontrarlo la verdad. Pero aunque mi llegada no fue del todo bien acabé pasando 5 días disfrutando mucho, más de lo que podría haberme imaginado. Visité los famosos Guerroros de Terracota (un conjunto de más de 7000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real, que fueron enterradas cerca del autoproclamado primer emperador de China de la Dinastía Qin, Patrimonio de la Humanidad) caminé por encima la muralla de la ciudad, hice una visita al museo de historia, probé comida deliciosa en el Muslim quarter y disfruté de buena compañía catalana durante las tardes y noches. Ellos estaban trabajando allí y conocían bien la ciudad. Una de esas noches hicimos una cena y propuse hacer una buena paella.”Es van xupar els dits”.

Muralla Xian
Muralla Xian
Guerreros de Terracota, Xian
Terracota, Xian
IMG_1768
Xian es una ciudad que me gusto mucho. Quizás por los momentos que pasé y el hacerme sentir un poco como en casa. La mayoría de las veces los sentimientos que atribuimos a la vivencias, experiencias y recuerdos hacen variar en como valoramos ese lugar. Depende de cada uno. No hay viajes semejantes, ni mejores ni peores, sino que únicos, personales e irrepetibles.
Xian
Catalanes y chinos

Viajar por China; la provincia de Sichuán

China train
Antes de emprender el largo recorrido que me esperaba tenía que extender el visado. Decidí pasar una noche en la pequeña y agradable ciudad de Shangri-la para poder hacer los trámites convenientes. Fue toda una satisfacción poder solucionar todo el papeleo en tan solo una tarde. Así que con mi nuevo visado en mano, el cual me permitía viajar por 30 días más, me dirigí a Lijiang para coger un bus hacia el famoso Luhu Hu Lake situado a un paso de la provincia de Sichuán. Volver hacia atrás no es algo que me guste, de echo casi nunca he tenido que hacerlo, pero en este caso fue la opción mas conveniente.
Luhu Hu Lake, China
IMG_0312
Local restaurant
Luhu Hu lake fue un lugar, quizás el primero en China, el cual me decepcionó bastante. El paisaje es bastante bonito pero ni mucho menos como lo describen la mayoría de las guías turísticas. Un lago rodeado de montañas con pequeños pueblos a su alrededor en el cual es difícil encontrar alojamiento económico. Fue suficiente pasar una noche y dar un paseo por los alrededores. El principal motivo de mi paso por este lugar fue que se trataba del punto para saltar a la siguiente provincia. El trayecto en autocar fue pesado, lento, interminable y con un conductor apasionado a los rallys. Finalmente, después de 11 horas (en teoría eran 7) llegué a la ciudad de Liangshan. Era ya tarde y no sabía si pasar la noche o bien ir directamente a coger el tren. Después de estar hablando con varios mochileros chinos me decidí por seguir el viaje y llegar hasta la ciudad de Chengdú. Tan solo había un problema… los únicos billetes que quedaban disponibles eran sin asiento. Que quiero decir con eso? Pues que pasé 12 horas en el pasillo, entre vagón y vagón, a ratos de pie y cuando podía sentado encima de la mochila intentando dormir un poco. Levantándome cada dos por tres para dejar pasar el típico carro vendiendo comida, bebida y demás artilugios. No era el único. Muchos más estaban en la misma situación. Así que ya os podéis imaginar la aventura de esa noche que estuvo en algún momento al límite de mi paciencia.
IMG_0663
IMG_0645
IMG_0616
Después de días viajando, entre buses y trenes, estaba en Chengdú. Una ciudad que tenía muchas ganas de pisar. En total fueron 3 días muy completos e incluso me hubiera quedado alguno más. Una de las cosas más famosas de esta ciudad es su Reserva de los Osos Panda, algo que por supuesto no me quise perder. Los Panda, ese animal tan llamativo que había visto más de una vez cuando era pequeño en los dibujos animados. Un animal que a uno le transmite ternura. El parque en el cual habitan estos animales es uno de los mejores que he visto. Grande, con muchos espacios verdes y de bosque y sin que la gente interfiera demasiado con los Panda. Ese mismo día quise hacerlo completo y por la noche me fui a ver un espectáculo de Ópera China, muy famoso en la provincia de Sichuán. Muy entretenido y completo que merece la pena ver.
IMG_0568
IMG_0418
IMG_0366
IMG_0400
IMG_0523
Chengdú es grande y con un número elevado de población, como la mayoría de ciudades Chinas que superan los 5 millones de habitantes. En este país me siento como si hubiera crecido en un pueblo. Incluso la ciudad de Barcelona se queda pequeña, por no decir toda la población de Cataluña! Aunque podría decir que fue una de las ciudades que más me gustó hasta el momento. Quizás no tenga mucho encanto turístico pero su ambiente, atmósfera y su gente me aportaron muy buenas sensaciones. A partir de este punto tenía que decidir por donde continuaba mi ruta, nada fácil en un país tan grande. No quise pensarlo demasiado y me dejé llevar subiéndome a un par de trenes con dirección al noroeste. Quería explorar esas regiones menos famosas, más profundas y enmarcadas en la antigua Ruta de la Seda.
Chengdu, China
IMG_0564
Parque en Chengdu, China

Trekking en China por el Himalaya

Desde la ciudad de Shangri-la me monté en un bus hacia el pueblo de Deqin, justo al lado de la frontera con la región del Tibet. El objetivo estaba claro; adentrarme en las montañas de los Himalayas para sentir lo más cerca posible la cultura tibetana. El trayecto para llegar a este lugar fue descomunal. Carreteras estrechas bordeando montañas de más de 3000 metros y con unos acantilados que en más de una ocasión me dejaban sin aliento. Las vistas son majestuosas con picos nevados de más de 5000 metros, y por eso no quise apartar la mirada de la ventanilla. Solo hubo un pequeño sobresalto al rebentarse la rueda y tubimos que esperar para que la repararan. Aunque fue incluso una buena experiencia detenerse en medio de un pueblo en el cual ya empecé a respirar la cultura tibetana. Carteles con otras letras, idioma completamente diferente, caras distintas, etc.

En Deqin tenía que coger una furgoneta para llegar al pueblo de Fansilan donde se encuentra el campo base para empezar las excursiones. En este pueblo uno se encuentra ya a 3500 metros de altura y se empieza a notar cuando hay que subir una pequeña cuesta o hacer algun esfuerzo. Pasé una noche para planear la ruta y dió la casualidad que conocí a un aleman, una chica de Singapour y a un israelita con los que formé el equipo para realizar el trekking. A estas alturas y la época del año en la que estamos la temperatura ya es bastante baja, entre 3 y 6 grados durante el día y al atardecer las temperaturas pueden bajar hasta 4 grados bajo cero.

Para empezar la excursión, la cual por mi parte iba a ser de 3 días (ya que los otros compañeros tan solo iban por una noche), descendimos con una furgoneta hasta los 1800 metros. Desde allí nuestro plan era intentar esquivar la entrada del parque aunque no salió bien y tuvimos que pagar como cualquier otro y como todo en China. Empezamos a caminar a las 9.30h de la mañana y debíamos llegar al pueblo de Yubeng a 3200 metros. Sin duda alguna fue un gran reto para mí. Después de 7 horas caminando, pasando por lugares preciosos, en medio del bosque y la naturaleza, con algo de lluvia hacia el final, llegamos a nuestro destino. No os voy a engañar el ascenso fue duro y cansado aunque no imposible.

Al llegar fue toda una sorpresa ya que me volví a encontrar con el grupo de estudiantes que había conocido en Shangri-la. Me hizo mucha ilusión poder pasar la tarde y noche junto a ellos. El ambiente en los pequeños pueblos de montaña es algo que me encanta. La tranquilidad, la rutina diaria, la humildad y simpatía entre la gente local y los mochileros. La atmosfera que te rodea después de haber estado caminando durante horas es ideal. Uno tan solo busca descansar junto al fuego o los braseros, conversar con la gente, reír y animar el ambiente tocando el tambor, cenar todos juntos e irse a dormir temprano porque al día siguiente continúa la aventura.

El segundo día me había marcado un reto el cual no estaba muy convencido que pudiera lograrlo. Me levanté temprano para ponerme en marcha. Tan solo salir de la habitación aluciné por completo. Estaba nevando y la nieve empezaba a cuajar por todos los sitios!!! No tenía muy claro que hacer ya que esta vez me encontraba solo. Desayuné y esperé un rato para ver si el temporal mejoraba. Después de estarlo pensando me dije a mi mismo que debía intentarlo y cogí la mochila para empezar la gran caminata. Al principio no tuve problemas pero a mitad del camino la nieve empezó a estar presente por todos los sitios y se hacía mas difícil avanzar. No quería retirarme y menos viendo como otros bajaban habiendolo logrado. Así que me centré tan solo en una cosa: llegar hasta el final. Y es que realmente la verdadera fuerza está en nuestra mente y en la automotivación de cada uno. Después de pequeños incidentes, resbalándome o hundiendo el pie y parte de la pierna en la nieve, llegué a dónde nunca antes había estado; 4000 metros de altura. La satisfacción que sentí en ese momento es algo que no olvidaré y me demostré a mi mismo de lo que soy capaz. Si se quiere se puede, como todo en esta vida. Esta vez fueron un total de 5 horas y al llegar abajo me sentí con más energía que nunca. Durante el camino no estuve del todo solo ya que fuí encontrándome con mochileros chinos con los cuales acabamos formando un buen grupo al regresar al pueblo. Una anécdota? Pues algo sorprendente; al subir me crucé con dos ancianas que bajaban sin problemas como si lo hicieran cada día. Gente así se merecen todos mis respetos.

El tercer y último día tan solo faltaba regresar. La vuelta debía ser algo más suave aunque la nevada seguía siendo intensa y fue más complicado de lo que me esperaba. Había que subir a 3700 metros para cruzar una montaña y luego descender a 2600. La bajada fue algo peligrosa ya que en muchos tramos había hielo y era facil resbalar. Pero otra vez tuve la gran compañía de todo un grupo de estudiantes chinos con el que me uní y, entre no parar de hablar y compartir nuestras histórias, llegamos sin problemas y muy contentos.

Han sido unos días entre montañas, respirando aire puro y pasando el invierno que aun no había vivido este año. He compartido muy buenos momentos con gente local y viajeros chinos de los cuales me llevo un gran recuerdo. La ruta continúa aunque me he quedado con ganas de volver en un futuro y ponerme a prueba otra vez ante las montañas más altas del planeta.IMG_9966

IMG_9994

IMG_9964

IMG_9830

IMG_0004

IMG_0033

IMG_0064

IMG_0114

IMG_0221

IMG_9634

IMG_9643

IMG_9672

IMG_9685

IMG_9700

IMG_9711

IMG_9719

IMG_9762

IMG_9795

IMG_9802

IMG_9940

IMG_9956