Archivo de la categoría: Indonesia

Simplemente increíble, exorbitante para mi mente

La verdad, no se por donde empezar a contaros mis dos últimos días en Sumatra, ha sido una experiencia que nunca olvidaré, estoy convencido. Quedaran grabadas en mi memoria las vivencias que he compartido con esta gran familia y en la escuela de la ciudad de Galang a unos 45km de Medan. Las emociones que he llegado a sentir son tan inmensas, que las palabras se me quedan vacías y cortas para describirlo. Sobrepasa de muy largo todo aquello que podáis leer en este post, os lo digo muy en serio. Aunque intentaré explicarme lo mejor y resumidamente posible….veremos si lo logro! Como ya os comenté en el ultimo post, conocí a un profesor de ingles que estaba disfrutando del fin de semana con cuatro de sus estudiantes. Me propuso de ir a visitar su escuela y quedarme a dormir en su casa antes de irme hacia Kuala Lumpur y yo acepté sin pensármelo un instante, era algo que siempre había soñado en hacer. Lo ví en sus ojos, era una persona en la cual podía confiar. No me equivoqué. Por la mañana fui solo a subir un volcán (Gunung Sibayak, 2098 metros), pasé un rato en la cima contemplando el cráter, escuchando el ruido del gas y oliendo el azufre que hay en su interior. Conocí varia gente mientras subía y la sorpresa para muchos de ellos era siempre la misma, vas solo? Pues si, ya que de esta manera pude ir a mi ritmo y lo subí en un plis plas (en total fueron 4 horas). Me relajé un rato contemplando las vistas y grabando en mi mente todo aquel paisaje el cual me dejo asombrado.
Luego volví rápidamente al pueblo ya que me estaban esperando para marchar. Quiero ser sincero ya que de esta manera también me ayudo a reflexionar. Durante el viaje y al llegar a casa de este hombre, Salmon, me sentía en algunos momentos algo inquieto y con cierta desconfianza de hacia donde me dirigía, aunque a la vez muy bien acompañado. Hablando con las estudiantes de 17 años con las cuales se podía mantener una buena conversación en ingles. Tomamos unos 3 o 4 transportes (ya ni me acuerdo porque fue toda una autentica odisea) para llegar a su ciudad. El trayecto en algunos momentos se hacía algo pesado y largo pero lo mejor de todo es que me hicieron sentir lo más cómodo y acompañado posible. Siempre preguntándome si me sentía bien, si estaba cansado, aburrido e incluso Salmon quiso pagarlo todo, sin que yo sacara el monedero del bolsillo… increíble! Al llegar a la ciudad, fuimos a su casa y antes de entrar se entrometió en mi mente otra idea equivocada. Pensaba que me dirigía a una casa algo lujosa y por encima de la media. Estaba completamente equivocado. Me encontré delante de mis ojos una vivienda muy humilde, sencilla, modesta, sin sofás, sin sillas, sin mesas, sin ducha, tan solo con lo mas imprescindible. Toda la família (4 hijas y la madre) nos estaba esperando para empezar a cenar. Entonces nos sentamos todos juntos en el suelo, con un clima más familiar imposible, y empezamos a comer…con las manos claro! Me ofrecieron de todo, incluso si quería comer con cuchara pero yo les dije que estaba en su casa y que haría absolutamente lo mismo que ellos. Esta fue una de mis maneras de mostrar mi respeto y agradecimiento hacia ellos, ya que es así, desde mi punto de vista como hay que conocer y experimentar otra cultura. Tan solo Salmon hablaba el inglés por lo cual en muchas ocasiones se hacía imposible mantener una conversación con los demás. Pero me daba igual, estaba allí compartiendo una experiencia inolvidable. Cuando terminamos pude darme una ducha bien fresca y nos fuimos a tomar algo al centro de la ciudad. Al volver, Salmon y yo nos sentamos y estuvimos charlando como 2 horas mas hasta que caímos rendidos y nos tumbamos a dormir en el mismo lugar donde habíamos comido. En todo momento me dijo que hiciera lo que me apeteciera, como si estuviera en mis casa. Incluso me ofreció para ver “el Clásico”, aunque no estaba para fútbol, quería descansar para estar al 100% de energía para el día siguiente.
Antes os he contado dos ideas erróneas que formó mi mente. Pues bien, hubo una más. Y es que los prejuicios son una de las peores cosas que posee la mente humana. En algunos momentos venia a mi mente el pensamiento de que me pedirían dinero al despedirme. Que equivocado que estaba. Me arrepiento de todo corazón de haber podido crear estos juicios en mi mente. Pero tampoco me culpo y me atormento, se muy bien como psicólogo que los seres humanos, nuestra mente, necesita formar una explicación, crear unos prejuicios y unas ideas sobre lo desconocido, lo nunca visto o vivido. Es completamente natural y creo que legítimo, aunque espero que después de esta experiencia mi mente haya aprendido una lección! Por la mañana nos levantamos a una hora que si os lo digo no os lo creeréis…las 5.30 h de la madrugada! Sus cuatro hijas de menos de 15 años estaban ya levantadas, limpiando la cocina, preparando el desayuno…en fin ayudando a sus padres, algo inusual en nuestra sociedad. Seguimos hablando un buen rato, desayunamos, hasta que nos dirigimos hacia la escuela. Me di cuenta de una cosa, no utilizan la televisión ni ordenadores y/u otros elementos que interrumpan las conversaciones y relaciones entre las personas. Esto les hace estar mas unidos y compartir mucho mas sus sentimientos, percepciones y conocimientos sobre la vida. A veces pensaba que esto no me podía estar pasando, que estaba soñando o algo por el estilo, ya que lo había leído, escuchado o quizás visto alguna vez por televisión, pero siempre pensaba que tener una experiencia como esta en mi vida era casi imposible. Me siento muy afortunado y como siento estoy enormemente agradecido! En la escuela pude aprender miles de cosas. Al llegar me presentaron a todos los profesores, al director, secretaria, etc. Todos los estudiantes (de entre 13 y 18 años, secundaria y bachillerato) se quedaban mirándome, algunos me sonreían, otros se escondían, me señalaban… estoy seguro que para ellos también fué una experiencia nueva y única. Todos los lunes, antes de empezar las clases, realizan una ceremonia para inaugurar la semana. Se ponen todos en el patio formando fila al estilo militar y empiezan a dar discursos sobre el buen comportamiento (los cuales me parecieron excelentes), cantan su himno nacional y luego rezan el Corán, aunque comparten y conviven varias religiones. Después, lo cual dura unos 30 minutos, me fuí a una de las clases con 30 chavales a presentarme y a dar una pequeña charla. Les hablé de la importancia de aprender y saber hablar el inglés y les pude mostrar, dibujándoles en un mapa en la pizarra, de donde era yo y contarles un poco sobre mi país y mi lengua. Por supuesto imagino que ya os lo imagináis; ya me veis allí en medio explicando donde está Cataluña y dándoles a conocer nuestra lengua, ya que de esta manera les podía poner un buen ejemplo para que entendieran la riqueza de hablar varios idiomas (algo que a veces a nuestros patéticos políticos de Madrid se les olvida). Era la primera vez que hablaba en público en inglés pero la verdad es que fue realmente fascinante y lo volvería a repetir las veces que fuera necesario. Los estudiantes atendían y abrían los ojos como si de un extraterrestre se tratara y prestaban atención en todo momento, aunque cuando intentaba que interaccionaran me resultaba imposible, ya que se mostraban muy tímidos delante mio. Muy normal claro esta. Al terminar, el director de la escuela quiso hablar conmigo para saber mi opinión y conocer mi punto de vista sobre sus estudiantes y de que forma habían respondido. Fué una charla muy interesante y a la vez graciosa, ya que mi buen amigo Salmon iba traduciéndolo todo!
Me hice una barbaridad de fotos; era un no parar, una locura, pero estaba dispuesto a pasarme todo el día si hacia falta y, claro está, sin dejar de sonreír ni un solo instante. La gratitud que me desprendieron estos chavales nunca antes la había tenido. Con tan poco que les expliqué, lo cual a mi me pareció tan solo una simple presentación de un turista como cualquier otro, ellos lo percibieron como algo asombroso. Y es esta una de las razones por la cual pienso que gente así es a la cual puedo enseñarles algo, por muy poco que a mi parezca para ellos no tiene precio. Y, a parte que te hacen sentir realizado, siento que puedo transmitir mas de lo que pudiera en mi sociedad donde nací. Al salir de la escuela me fuí con el profesor a visitar a dar unas vueltas con la moto y visitar las plantaciones de los alrededores y luego a comer algo. Toda la gente de la ciudad me observaba, según él, era uno de los pocos turistas que pisaba esa ciudad. Gracias a el, pude entender muchas cosas cuando hablaba con la gente o bien escuchaba discusiones, etc. Una oportunidad única para comprender mejor su forma de ser y su cultura. Mas tarde fuí a despedirme de la família y a buscar mi fiel acompañante, mi mochila. Antes de ir al aeropuerto fuímos a un pueblo de al lado a visitar a su hermana. Pasé un buen rato hablando sobre mi família, mi profesión y aprendiendo de todos ellos. Entonces llegó el momento cuando se empeñó en ir conmigo al aeropuerto…me dijo que era su responsabilidad! La despedida, aunque prefiero no llamarlo así ya que estoy seguro que volveré a Sumatra, fué para mi algo triste, me saltaron las lágrimas! Siento que les debo algo, aunque ya sé de que manera compensarles su enorme y sincera hospitalidad. Me hicieron sentir como si formara parte de su familia.
He aprendido muchas cosas conviviendo con esta família, sobre su forma de convivir, de comunicarse, de divertirse…pero me gustaría resaltar una de ellas particularmente. Este profesor cuando estaba en su casa me dijo: ” quizás no tenga coche, ni una casa lujosa, ni una televisión moderna, ni ropa cara, etc…pero no lo necesito, lo más importante para mí, está en mi interior, en levantarme cada mañana y poder sonreír, tener muchas amistades, sentirme bien conmigo mismo, ofrecerles conocimiento a mis hijas y a mis estudiantes, ayudarles a que tengan un futuro mejor, tener la mente en paz y sin preocupaciones que no tienen sentido, en definitiva apreciar las cosas humanas y no las materiales”. Cada vez que lo pienso se me pone la piel de gallina! Espero tomar un pequeño descanso antes de llegar a Bangkok, cuando digo descanso me refiero a mi mente, ya que mi cuerpo esta cada día mas en forma y con mas energía. Pero psicologicamente a veces me siento un poco cansado, especialmente estos últimos días. A veces eran tantas cosas nuevas para mi mente que no sabia ni como absorberlas y procesarlas. Ahora ya vuelvo a estar en Kuala Lumpur, llegue ayer a la 1 de la madruga y decidí hospedarme en la misma guest house y ponerme a escribir como una maquina todo lo vivido hasta ahora. Hoy he pasado la tarde con un compañero que conocí en Perhentian Island hace como 3 semanas… así de pequeño es el mundo! Y al final poco he descansado…levo 4 días durmiendo 3 o 4 horas. Mañana me subo a otro avión que me llevará hacia el sud de Tailandia, la ciudad de Hat Yai. No sabéis cuanto echaré de menos este enorme país, Indonesia, su gente, su forma de vivir la vida…aunque don’t worry, VOLVERÉ! De momento mi viaje debe continuar ya que falta mucho por descubrir.
Me siento mas alegre que nunca, conmovido, excitado, enternecido, enamorado de vivir cada momento y estar aprendiendo como nunca…sera esto la felicidad? No lo se, pero hacia tiempo que no me sentía así.

Anuncios

Few days feeling at home

No podría resumir mejor los dias que he pasado en este pueblo, Bukit Tinggi, en medio de la isla de Sumatra, muy cerca de Padang. Después de un largo viaje, carreteras alucinantes, intransitables y con un conductor muy loco, llegue a este lugar. Fueron unas 15 horas de viaje y no pude dormir ni 20 minutos, ya que era absolutamente imposible porque mi cabeza iba de un lado para otro sin parar. Durante el viaje conocí a un argentino con muy buena onda, el cual lleva 7 anyos viajando y trabajando por el mundo. Me dejo asombrado con todas las historias que tenia para contar sobre su vida, nada aburrida por supuesto. Ademas era realmente curioso su actitud ante el viaje. A parte de vivir buenos momentos con el también pude aprender muchas cosas. Hicimos muy buenas migas, estoy seguro que nos volveremos a encontrar. Viajar con tiempo y con ganas de aprender y experimentar nuevas sensaciones te permite esto, vivir la vida intensamente aprovechando cada instante y aprendiendo un millón de cosas que nunca hubieras imaginado. Quizás mucha gente piense que es perder el tiempo o bien que es estar un poco loco, totalmente respetable su opinión, pero ahora tengo muy claro que quizás estoy aprendiendo, mejorando y realizandome como persona como nunca antes lo había echo. Para mi, esto no tiene precio, es uno de los mejores conocimientos que puede adquirir un ser humano, por muchas razones, ya escribiré un post mas adelante.
Llegamos a las 10 de la manyana y después de recrearnos con un estupendo desayuno, decidimos dejar las maletas en el hotel, en el cual compartimos habitación, y alquilar una moto para ir directos a ver la flor mas grande del mundo. Como si no tuviera bastante hasta ahora con todo lo que había visto…pues no, Sumatra no deja de sorprenderme! Después de una pequenya caminata por la selva pudimos presenciar esta hermosa e impactante flor de aproximadamente 90 centímetros de diámetro. Hay que tener suerte, ya que a partir de que se abre tan solo dura una semana y después muere. Aunque supongo que haciendo una excursión algo mas larga se pueden encontrar mas. Este día tuve la oportunidad de aprender a llevar una moto manual con marchas, lo cual me puso muy contento, ya que no tiene punto de comparación. Después estuvimos dando unas vueltas de aquí para allá, sin ningún rumbo definido, gastando gasolina nunca mejor dicho y deleitándonos con las curvas y el paisaje en la carretera. De repente decidimos hacer una parada en un pueblecito donde conocimos a unos que estaban pasando la tarde montando una trampa para cazar un jabalí, muy novedoso para mi sinceramente. Estábamos destrozados y volvimos al pueblo a darnos unos ducha y cenar algo. El hotel donde estuvimos alojado me ha echo obtener mas aprendizajes y experiencias en mi mente. Era un lugar muy viejo, humilde y tranquilo, en el cual se acostumbran alojar los locales, nada de turistas. Tan autentico y arquetipo era el sitio que, a parte de los formidables banyos musulmanes, los cuales están por todos lados, la ducha era completamente a la antigua…con cubos de agua! Ha sido una experiencia que nunca olvidare y que seguramente volveré a repetir.

Por lo noche tuvimos la gran suerte de conocer a toda una gente local en un bar, aunque digo suerte pero aquí en Indonesia es muy fácil que te encuentres de repente rodeado de personas con ganas de hablar contigo y pasar un rato a tu lado (quizás me focalizo mucho en las cosas positivas y no percibo las negativas). Sobretodo con el interés de conocerte y hacerte sentir lo mas cómodo posible, puedes sentirte en plena confianza y tan solo hace un día que los conoces. Algo que me atrevería a decir casi imposible en la tierra donde nací. A partir de esa noche empece a sentirme como en casa. Al día siguiente nos fuimos con unos amigos a recorrer diferentes sitios de alrededor, especialmente un lago bastante grande al cual se llega a través de una carretera que la llaman “las 44 curvas”, toda una gozada, si te gusta conducir claro. Pasamos un día perfecto al lado de gente estupenda y que no creo que olvide, tanto que decidimos irnos al mercado a comprar ingrediente para cocinarles e invitarlos a una cena al estilo Mediterráneo, tortilla de patatas con pa amb tomaquet! La noche pues simplemente genial, imaginaros, se chupaban los dedos. Al día siguiente mi buen amigo Federico continuaba su viaje y yo decidí pasar una noche mas. Digo amigo, porque realmente las 48 horas o mas que pase a su lado fueron inolvidables y realmente congeniamos muy bien. Parecía que nos conociéramos de toda la vida. Durante todo este tiempo aun no me había encontrado en una situación similar, he conocido a mucha gente pero esta a vez me llevo un buen amigo. Parece mentira como en tan poco tiempo se puede llegar a formar una amistad. Y bien, por la noche seguí disfrutando de la companyia de la gente local, los cuales me han llevado a visitar varias cosas, sinceramente me han tratado como un rey. Me he sentido con plena confianza para hacer lo que me apeteciera. Mi amigo argentina muchas veces me lo decia, te miro a los ojos y despiertas alegría y felicidad!
Marcharme de este pueblo me ha costado mas que en los otros sitios, sentía que quería pasar un tiempo mas, pero el viaje tenia que continuar ya que esto solo acaba de empezar. Cuando me despedí de todos ellos sentí algo de tristeza pero la vez mucha satisfacción de llevarme un recuerdo y una experiencia única en mi vida. Viajar solo tienes estas cosas, a veces sientes tristeza al despedirte de la gente, aunque estas emociones si uno quiere pueden transformarse en energía muy positiva. Todo depende del punto de vista en que percibas y digieras las cosas. En mi caso creo que ya lo sabéis todos, no me voy a volver a repetir. Tome un autobús publico de vuelta hacia Medan de unas 22 horas…un poco cansado el viaje aunque me lo pase durmiendo. Solo me despertaba en algunas ocasiones ya que transitamos por varios tramos que aun no me lo creo…eso no era una carretera (en teoría la principal) sino mas bien una montanya rusa en medio de la selva! Al llegar a Medan este mediodía he decidido no quedarme a pasar la noche en esta ruidosa y estresante ciudad, así que he cogido un mini bus que me ha llevado hasta Berastagi, donde podre subir un volcán, algo que me quede con las ganas en el otro pueblo ya que estaban activos y no se podían ascender.
Pues bien, esta ultima noche otra sorpresa inesperada, esto es un no parar, a veces pienso que estoy en un suenyo y que cuando voy a despertar, ojala que nunca! En la guest house un hombre se me acerco hablar conmigo, algo bien normal, y al intercambiar algunas preguntas me dijo que era profesor de ingles en una escuela y que había venido a pasar el fin de semana con alguno de sus estudiantes. La verdad no me acuerdo muy bien como fue pero el caso es que hoy después de subir un volcán aquí en Berastagi, me voy a ir con el a visitar su ciudad, su casa y su familia. Me ha invitado a dormir en su casa y el lunes a la manyana, antes de coger el vuelo hacia Kuala Lumpur, iré a visitar la escuela, a conocer los profesores y charlar un rato con los estudiantes. Estoy realmente emocionado, inquieto y nervioso ya que es algo que siempre había pensado de hacer y sin pensarlo ni planificarlo, aquí tengo la oportunidad. Mas simple imposible! Indonesia no me ha dejado de sorprender des del primer día. La gente es muy cálida y abierta, te saludan a todo momento por la calle, te preguntan como estas y a donde vas, si te ven perdido te ofrecen ayuda, te explican o te informan de cualquier cosa que quieras saber o estés interesado, les gusta mucho la risa, las bromas, el cachondeo…hablan abiertamente de todo, sin tabus y les cuesta mucho enfadarse (quizas por eso sera que conservan tan bien sus arrugas en la cara)! Eso si, también hay que vigilar y prestar atención en algunas ocasiones, como en todos los lugares y culturas del mundo hay gente para todo. Por ejemplo no dejarte enganyar en algunas ocasiones, ya que a veces intentan colartela por donde sea; cobrarte el doble que la gente local y hacerlo delante de tu cara, hacer sentar a una persona encima tuyo porque no hay mas sitio en el autobús, hacerte pagar alguna tasa por aparcamiento o algo por el estilo…si te mantienes firme, seguro de ti mismo y les dejas claro que no eres ningún tonto lo aceptaran y luego seguirán como si no hubiera pasado nada! Así son, se lo toman como un juego, no hay porque enfadarse con ellos. Espero haberme explicado con claridad ya que se me hace algo difícil resumir tanta información.

Me voy a subir el volcán de 2100 metros el cual puedo hacerlo por mi cuenta. No quiero volver muy tarde ya que luego me esperan para irme al otro pueblo, tal y como os he contado anteriormente. Esta noche espero poder ver el Clásico, el cual se anuncia en muchas revistas y diarios de por aquí. Antes que me lo dijeran mis padres ya me habían informado muchos chavales de aquí. De momento, en Sumatra, nada de merengues, la gran mayoría del F.C Barcelona! Os dejo un par de fotos de mi antes y despues ya que a mi personalmente me hacen mucha gracia. Hasta la próxima!

De ruta con la moto en el Lake Toba, Isla de Sumatra

Estos días en el Lake Toba he disfrutado como un niño. El segundo día con la moto fue muy intenso y cansado, pero a la vez satisfactorio ya que conseguí dar la vuelta a toda la isla, unos 180 Km de los cuales unos cuantos por caminos que no me hubiera imaginado nunca transitar por ellos. Al principio iba muy despacio por miedo a que se pinchara una rueda o se rompiera algo de la moto…pero después de llevar un rato a una velocidad pésima, decidí darle mas gas, ya que mi intención era dar toda la vuelta. Si hubiera sido mi moto no lo hubiera echo porque los golpes que le daba eran bastante bestias. La ruta la hice a mi aire, completamente solo, lo cual me permitió pararme donde, cuando y las veces que me apetecía. Al principio ya os podéis imaginar, especialmente aquellos que son conocedores de mi afición exagerada a las fotos, me paraba a cada kilómetro. Hubiera echo cuatrocientas mil fotografías…pero no podía continuar así porque sino se me hubiera echo de noche. Sinceramente, nunca había conducido por un paisaje tan hermoso y fascinante! Montañas a mi alrededor, fauna de todo tipo, diferentes colores, el lago siempre a mi lado, pueblecitos y casas…etc. Una de las cosas mas divertida cuando conduces por pueblos que no son tan transitados, es que la gente, especialmente los niños, no paran de saludarte. Al principio quería saludar a todo el mundo, pero llega un punto de saturacion que dejas de hacerlo, ya que mas de una vez tuve algún susto con la moto por levantar el brazo. Algo muy curioso y que da que pensar, al menos para mi; cuando te detienes a charlar con algún grupo de niños, gran mayoría saben decirte 3 palabras y tender la mano: Hello, míster, money. Donde o de quien deben aprenderlo? Yo lo tengo bastante claro.
Hice varias paradas para contemplar el paisaje, comer algo, repostar gasolina…y siempre conocía y hablaba con alguien. La gente es muy curiosa, quizás algunos de ellos al principio te miran con cierta desconfianza (algo muy normal con lo desconocido), pero si les ofreces una sonrisa te responden con otra. Es algo muy simple y fácil que no dejo de hacer en mi viaje, a parte que aquí, en esta parte de Asia, te sientes cómodo sonriendole a la gente y la atmósfera que te envuelva te invita hacerlo. En España o en Europa…cuantas veces le habré sonreído a alguien que pasara por la calle? Al panadero? A la dependienta? Quizás alguna vez, pero al no encontrar un feedback dejas de hacerlo. Esta característica que define muy bien a esta cultura y sociedad, es una de las cosas que mas me gustan y me enamoran de esta gente. Te sonríen y te miran de forma transparente y te transmiten algo, no se muy bien el que, que me hace sentir muy humano. Son próximos y se preocupan por el Otro. Por poner un ejemplo…en la Rambla de Sabadell, cuantas veces os ha sonreído alguien? Cuantas veces os a mirado alguien con envidia? En fin, lo dejare ahí para la reflexión de cada uno. Con esto tampoco quiero decir que sean perfectos, simplemente creo que una de las cosas que mas aprendes y aprovechas cuando viajas, es a darte cuenta de tus carencias y aprender de los valores y características positivas de los otros.
Cuando ya llevaba unas 4 horas conduciendo, entre paradas y demás, llegue a la mitad del trayecto. Hice una ojeada al mapa y vi que había un lago pequeño muy cerca y des del cual quizás podría ver una buena puesta de sol. Que curioso, un lago dentro de una isla que se encuentra dentro de un inmenso lago volcánico, el mas grande del mundo. Estuve relajado un buen rato, después de que se me encallara la moto en un charco de barro y estresarme un poco. Se me acercaron dos jóvenes y estuve compartiendo ese momento con ellos. Eso si, hablando bien poco, tan solo las pocas palabras que conozco en Bahasa Indonesia. Como te llamas, como estas y ayudándome de mi interpretación gestual. La puesta de sol…me dejo con la boca abierta, la cual me había recomendado mi padre, el cual sigue muy de cerca mi ruta! Presencie unos colores en el cielo que seguro se quedaron grabados en mi memoria. Parecían llamas que se escondían entre las montañas. La vuelta algo cansada, fría y estrellándose los insectos en mi cara. De estas que ahora estoy algo constipado.
Ahora ya estoy en la ciudad de Parapat, en la otra orilla del lago, esperando a subirme al bus que me llevara hacia Bukit tinggi, unas 15 horas hacia el sur. Así que a esperar, ya que aun me quedan 5 horitas para emprender el viaje. Por cierto! Ya me enterado que hay elecciones para la independencia de nuestro país. Esperemos que esta vez si, hay que ser optimistas! VISCA CATALUNYA!

Of course, why not, i have time…

Estas son algunas de las frases que se repiten durante mi viaje, al menos hasta ahora. Me piden que le ayude en algo, que me espere un momento, que visite algún sitio, que me siente junto a ellos a charlar un rato, etc. Pues si, por que no? Tengo tiempo y estoy abierto a todo. Con esto me refiero a que no me importa cambiar mi sitio en el bus, ir a visitar algo que no tenía previsto, ayudar a alguien en cualquier cosa o bien pasarme un buen rato intentando regatear un buen precio. Tampoco quiero que penséis que soy estupido y digo a todo que si, supongo que entendéis la idea que quiero transmitiros. Como ya habréis ido viendo, hago lo que quiero cuando me apetece, eso está claro! Faltaría mas. Esta es la grandeza de viajar solo, tú decides lo que quieres y cuando quieres. Me hace ilusión compartir una anécdota que me ocurrió hace un par de días. Durante el trekking por la selva conocí a una española, de Barcelona. Era simpática pero para mí algo pesada, tan claro el agua. Quería continuar su viaje conmigo y se había montado la película de que alquaríamos una moto juntos en la siguiente parada. A mi, personalmente no me hacia ninguna gracia y no tenía nada de ganas de seguir mi viaje a su lado. Pero claro, no quería ser descarado y mandarla a tomar por…y no sabía como sacarmela de encima! Incluso pensé de cambiar mi ruta para no encontrarmela. Se subió al mismo bus que yo, el cual fué una locura de viaje. Carreteras que mejor no contarlo y a una velocidad un poco acelerada para no perder el ferry para llegar hasta donde me encuentro ahora, en la isla Samosir en medio del Lake Toba. Durante el viaje iba pensando en la manera de no seguir a su lado…y en el ferry fue cuando me di cuenta que las cosas claras y el chocolate espeso. Le dije que quería buscar un sitio por mi cuenta y si eso ya nos encontraríamos. Lo tuve claro, y ahora aún mas, viajo solo y hago lo que me apetece. Espero que no lea mi blog…anyway.
Lake Toba es un lago volcánico a mas de 2.000 metros de altura, realmente inmenso, creo que el más grande de Indonesia y el que han presenciado mis ojos hasta ahora. Por la noche hace algo de frío pero no sabéis como se agradece dormir dentro del saco. Hoy he alquilado una moto y he recorrdio gran parte de ella, unos 140km, carreteras difíciles de las cuales pecisas de mucho mas tiempo que en Europa. Que ganas tenía de conducir una moto! Mañana espero recorrer la otra parte, un poco más larga. He pasado el día al lado de 3 neo zelandeses, muy curiosos e interesantes, nunca había conocido a nadie de este país. A la vuelta he querido pasar un rato solo y ver la puesta de sol, la cual me ha dejado con la boca abierta. La he contemplado al lado de unos hombres de la tribu Batak, los cuales no hablaban ni una palabra en inglés, muy divertido. Se me ha echo de noche y he tenido que volver completamente a oscuras, cantando para entretenerme, todo una aventura!
Este post lo escribo desde el mobil, con el wifi de la guest house. No tengo ni idea como quedará ni tampoco podré colgar fotos. Mañana espero escribir algo mas y poner alguna imagen. Aquí son las 12 de la noche y ya me voy a dormir. Se respira mucha paz y tranquilidad en este lugar. Sumatra me tiene enamorado! Tengo muy claro que volveré.