Archivo de la categoría: Laos

Sur de Laos; el Boulaven Plateau, Champasak y las 4.000 islas

The Boulaven Plateau, Laos
Antes de empezar me gustaría desearos un Feliz Año 2013 a todos. Salud, amor, energía, optimismo, valentía y por supuesto felicidad. Agradeceros a todos por haber ido siguiéndome, por vuestros comentarios y, en definitiva, por la compañía que me habéis aportado en estos 4 meses de viaje. Mucha gente que he conocido durante este tiempo nunca han salido de su propia ciudad, no han podido visitar lugares maravillosos de su propio país y, quizás, nunca puedan hacerlo. Es por eso que me siento afortunado. Empezar este año sabiendo que estoy realizando aquello que tantas veces había deseado no tiene precio alguno para mi. A veces pienso porque no habré tomado antes esta decisión, pero las cosas llegan y ocurren cuando tienen que pasar.
Champasak, Laos
The Boulaven Plateau, Laos
Después de relajarme unos días en la ciudad de Pakse, decidí emprender otra ruta y aventura en moto por esa zona. La llaman The Boulaven Plateau y se puede realizar de distintas formas, en cuanto a tiempo y distancias. En mi caso opte por la mas larga y completa, un total de 3 días y 300 kilómetros. En este caso volví a estar acompañado de mi amiga Numfon con la cual ya viaje durante unos días por el norte de Tailandia. Esta ruta en moto es famosa por la gran cantidad de cascadas que se pueden visitar (de todos los tamaños, gustos y colores) y por las plantaciones a su alrededor de un café exquisito, o al menos esa es la fama que tiene.
The Boulaven Plateau, Laos
Día-1: Salimos desde Pakse por la mañana con la intención de visitar un par o tres de cascadas y pegarnos algún que otro baño. Así fue, paramos en un par de ellas en las cuales pudimos relajarnos y disfrutar del sonido que emiten. Algo que me sorprendió completamente es el hecho que tuvimos que pagar para entrar en cada una. Pagar para ver y disfrutar de la naturaleza? Si, por una parte lo entiendo ya que de alguna manera hay que mantener y preservar el lugar, pero por otra me parece verdaderamente fuera de lugar que no seamos capaces de poder respetar el medio ambiente sin tenerlo que mantener. Después de parar a comer en un pueblo en medio la carretera, seguimos rumbo a un destino que nos habían recomendado en el lugar donde habíamos alquilado la moto. Hasta ese momento la carretera asfaltada y perfecta. Luego empezó un camino interminable de tierra en el cual con el polvo que levantaban los otros vehículos se hacia imposible adivinar lo que había en frente. Ademas, mas de una vez tropezamos con un bache y nos pegamos algún susto. Finalmente, después de conducir un buen rato a una velocidad de bicicleta, llegamos en medio de la noche a un pueblo perdido en la montaña. Pensábamos que no encontraríamos el lugar pero al final vimos una señal que nos indico el pequeño sendero para llegar. El lugar donde dormimos; para nada turístico, ya que hace poco tiempo que esta en funcionamiento. Tan solo 3 bungalows de paja y nada de electricidad. Ahora bien, la comodidad quizás no era un punto fuerte pero se compensaba con el lugar que nos rodeaba. Jungla y cascadas, algo impagable.
Waterfall Boulaven Plateau, Laos
Bungalow, Laos
The Boulaven Plateau, Laos
Día-2: Después de levantarnos y visitar un par de cascadas de los alrededores, nos montamos a la moto para seguir con la ruta. Este día, en teoría nos habían dicho que sería el peor en cuanto a carreteras. No se lo estaban inventando. Podéis creer que estuvimos 2 horas para hacer 20 kilómetros? Eso no era una carretera ni tampoco sabría como describirlo. Sin pavimento ni asfalto, lleno de huecos y baches, piedras, caminos de arena donde las ruedas se hundían y parecía que fuéramos por la playa… Toda una buena aventura aunque algo agotadora. Ese día pasamos por el pueblo de Sekong hasta llegar a Tad Lo, un pueblo algo turístico, famoso por su café, su ambiente relajado y como no, su cascada.
The Boulaven Plateau, Laos
The Boulaven Plateau, Laoss
The Boulaven Plateau, Laos
Día-3: Después de desayunar en la amigable y simpática Mama Shop del pueblo nos fuimos a visitar y contemplar la cascada. Ese día no queríamos entretenernos mucho ya que teníamos que llegar antes del mediodía a la ciudad de Pakse para dirigirnos al siguiente destino a celebrar la noche de fin de año. La carretera estaba en perfectas condiciones así que pudimos llegar sin problemas.
The Boulaven Plateau, Laos
The Boulaven Plateau, Laos
Mi noche de fin de año la pase en la pequeña ciudad de Champasak. Bueno en realidad la ciudad ni la pise, ya que la disfrute en un Resort delante del río Mekong. Una noche para despedir el año bien distinta a todas las otras que había tenido en mi vida. Yo la describiría como una noche de 5 estrellas (habitación de lujo, cena de ministro, vistas preciosas, etc). Durante mi viaje, de resorts y/o hoteles no he pisado absolutamente ninguno. La verdad que no es la manera en que me gusta viajar. Pero una noche es una noche no? Celebre dos veces el fin de anuo. Uno al estilo tradicional de Laos y el otro el que todos ya conocéis. En cuanto al primero fue de la siguiente forma; todos sentados alrededor de un monje y un árbol como ofrenda lleno de pulseras. A las 16:30h empezaron a rezar y luego nos fuimos puniendo pulseras unos a los otros para desearnos suerte. Como podéis ver en la foto, mi primer amanecer del año fue AWESOME!
River Resort, Champasak
River Resort, Champasak
Sunrise, Mekong river
Sunrise River Resort, Champasak
Por ultimo, me dirigí a uno de los lugares mas turístico del sur de Laos, las 4.000 islas. Unas islas que se encuentran en medio del río Mekong en las cuales uno puede escoger que es lo que le apetece. Relajarse o bien, como ya os comente al igual que Vang Vieng, emborracharse y tirarse por el río con flotadores (tubbing). En mi caso me aloje en la isla relajada de Don Khong. Alquile una bicicleta y explore un poco a su alrededor. Quería pasar tan solo una noche pero me levante demasiado tarde para coger el bus hacia Cambodia y tuve que pasar otra mas. En mi opinión tenia unas expectativas mas elevadas sobre este lugar. Así fueron mis últimos días en este país el cual me ha dejado con muy buen sabor de boca. En estos momentos me encuentro en Battambang, Cambodia. País del cual espero escribir tan pronto como sea posible.
4.000 islas, Laos

Anuncios

Circuito de 4 días en moto por Laos; la provincía de Thakhek

The motorbike team, Thakhek
Después de estos cuatro días se me han aumentado las ganas de seguir explorando el sudeste asiático en moto. Incluso estoy pensando de comprarme una de segunda mano y viajar por Vietnam, veremos si al final lo consigo. Han sido un total de 480km de ruta inolvidables. Conduciendo y esquivando obstaculos por carreteras de todo tipo, visitando varios pueblos, durmiendo en pequeñas aldeas, contemplando paisajes espectaculares, observando otra vez más la vida rural de este país, adentrarnos en cuevas (una de ellas inmensa), experimentando la navidad de forma completamente distinta y si fuera poco al lado de buena compañía. Una recomendación? imprescindible comprarse una mascara para protegerse del polvo y la contaminación que uno respira. Una ventaja? Aunque algunos tramos de carretera son bastante pésimos, hay muy poco trafico y se puede conducir tranquilamente, parando allá donde a uno le apetezca. Algún inconveniente? En realidad ninguno. Tan solo algún pequeño susto pero nada de accidentes.
Enjoying motorbike, Laos
The Loop in Thakhek, Laos
The Loop in Thakhek, Laos
Día – 1: Salimos desde Thakhek (ciudad en la cual se puede obtener fácilmente un mapa de la ruta, en Sabaydee guest house) con dirección a Tha Lang Village, no muy lejos de la frontera con Vietnam. El equipo de motoristas estaba compuesto por una variedad de personalidades y nacionalidades; un francés (Sebastien), un alemán (Philip) y yo mismo. Todos con sus particularidades, con mucha alegría y energía. Este día la carretera fue bastante tranquila. Paramos en varios sitios; (bueno en realidad muchas veces era cada 5 minutos para hacer alguna foto) como en la orilla de un río donde aprovechamos para refrescarnos, en una pequeña aldea, subimos un monte por en medio de la selva (muy gracioso) y acabamos los ultimos kilómetros en medio de la noche buscando alojamiento en varios pueblos. Para mí, ese día fue el mejor sitio donde dormimos. Unos bungalows delante de un pequeño lago, con poca gente y mucha paz, donde por tuve la oportunidad de practicar meditación. Disfrutamos del fresco de la noche al lado de una hoguera y jugamos a la petanca (un deporte típico debido a la influencia francesa). Un lugar estupendo para pasar mas de una noche.
Landscape, Laos
The Loop in Thakhek, Laos
The Lang Village, Laos
Día – 2: Desde esa aldea nos dirigimos al pueblo de Laksao, algo más grande. Este día fue totalmente distinto. Menos kilómetros pero por caminos de tierra y piedras en medio de las montañas, nada de asfalto, al estilo motocross. Toda una gozada y una descarga de adrenalina. Aunque el clima no quiso acompañarnos y pasamos algo de frío durante el ultimo tramo. Solo llegar al pueblo tuvimos que comprarnos algo de ropa. Esa tarde, delante del atardecer, estuvimos jugando al futbol con una multitud de chavales.
The Loop in Thakhek, Laos
Aldea en Laos
Ratas para comer, Laos
Día – 3: El principal objetivo de este día era visitar la cueva más grande del suresteasiático (Konglor cave). Nada mas y nada menos que 7 km de largo! Hicimos varios kilómetros entre algunos descansos y demás y nos plantamos en la entrada. Nos montamos en una barca que nos llevó por el caudal del río subterráneo que atraviesa la cueva. Increíble, maravilloso, gigantestca. Nunca en mi vida había visto algo parecido. Había estado en otras cuevas quizás más labenrínticas pero la magnitud de esta me dejó alucinado. Es una lástima que las fotos no puedan llegar a mostraros realmente de lo que os hablo. Este día dormimos en Nahin, otro pequeño pueblo, en el cual pasamos la noche de Navidad junto a un grupo de gente local que estaban en el único bar abierto del pueblo cantando canciones (una especie de karaoke, algo que les encanta). Fue una noche algo nostálgica pero al menos pude pasarla en buena compañía y con alegría.
Guias en la cueva, Laos
Konglor cave, Laos
Día – 4: Este cuarto y último día nos dirigimos de vuelta a Thakhek. Teníamos por delante 180 km y queríamos llegar antes del atardecer. Como siempre hicimos algunas paradas durante el camino y llegamos sin prisa ni velocidades. Esta ruta se puede hacer también en tres días. Depende del tiempo o las ganas que uno tenga de tomárselo con mas calma y relajadamente. Sinceramente por mi parte no descartaría ninguno de los días. Fueron 4 días completos los cuales no dejé de parar ni un instante. Intensos y muy provechosos.
School in Laos
Gasolinera, Laos
La ciudad de Takhek no es para nada interesante, simplemente uno puede relajarse un rato delante, como siempre, del río Mekong. Simplemente el punto de partida para empezar la ruta en moto. Por eso el mismo día que llegamos, decidí coger un bus nocturno hacia Pakse. Así fue como se volvió a separar mi camino en mi viaje de gente con la cual he pasado muy buenos momentos y que puedo estar seguro que un día u otro nos volveremos a encontrar. En el viaje no voy en busca de amigos pero realmente a veces encuentras personas que tan solo en unos días te das cuenta que pasan a formar parte de eso. En la ciudad de Pakse, al sur de Laos, pase 3 días relajado de los cuales dormí en tres lugares distintos. Algunos paseos descubriendo la ciudad, contemplando cada tarde el atardecer y en definitiva volviendo a recargar pilas para realizar otra ruta en moto, llamada The Bolaven Plateau. En el siguiente post os contare que tal fue esta aventura y, en que lugar mágico pude disfrutar del fin de año nuevo.
Pakse, Laos
Sunset from on the river Mekong, Laos

Las 3 ciudades famosas en Laos: Luang Prabang, Vang Vieng y Vientiane

Atardecer en Luang Prabang
Así es, un titulo quizás poco original pero define exactamente cual fue mi ruta después de mis pasos por el norte. Podría decir que estos tres lugares son de los mas visitados y turísticos de Laos. Durante mi trayecto por estas ciudades creo que he conocido mas gente que en los tres meses anteriores. Mas de una vez me sentía exhausto y cansado de tanto y demasiado farang. Durante mi viaje hasta ahora he conocido gente de todos los gustos y colores, de nacionalidades y mentalidades distintas (algunas mas interesantes que otras), pero me gustaría hacer especial mención y critica sobre aquel grupo de viajeros que tan solo buscan la fiesta y el alcohol. Ni mucho menos quiero decir que mas de uno pueda ser una gran persona pero personalmente estoy cansado de encontrarme tipos que su principal objetivo al viajar es el de pagar menos para emborracharse (algo que quizás no acostumbran hacer en sus propios países). Otro tipo de viajero que quiero destacar es aquel que le encanta hablar de forma egocéntrica sobre su viaje. Parece que el hecho de viajar tan solo sea para competir y el mero hecho de demostrar a los otros que ha visitado mas países y, de la mejor forma mas autentica e incomparable. En fin, yo respeto su visión y espíritu viajero, aunque no lo comparto. Cada uno tiene su forma de viajar, la cual no sera ni mejor ni peor, sino diferente. Lo mas importante, creo, es el hecho de estar abierto a varias opciones y no centrarse en un modelo perfecto y único para viajar. No voy a extenderme mas. Así fueron mis días en estos lugares.
Tuk - Tuk, Laos
Las famosas baguetts
Curioso
En Luang Prabang pase 3 noches. Es una de las ciudades que mas me ha gustado hasta el momento del sudeste asiático. En ella no hay mucho que hacer pero sin embargo tiene un encanto especial y particular (quizás la atmósfera que uno respira en ella). Cada día se monta un mercado nocturno, se puede encontrar buena comida (las famosas baguetts están por todos los sitios), lugares para cenar y tomar algo delante del rio…en definitiva la describiría como una ciudad romántica con mucha energía positiva. El segundo día alquile una bicicleta, quizás la peor y mas barata de la ciudad, junto a un grupo de compatriotas catalanes que conocí y nos fuimos a visitar una cascada a 30 kilómetros. Llegar hasta allí valió mucho la pena, ya que es preciosa como podéis ver en la foto. Aunque no fue buena idea alquilar ese tipo de bicicletas ya que durante el camino había unas buenas cuestas. A la vuelta, después de disfrutar de un buen banyo y pasear por la zona, a mitad de camino decidimos hacer autoestop y una camioneta nos llevo hacia la entrada de la ciudad. Otra de las cosas que disfrute en esta ciudad, antigua capital de Laos, fue subir una colina donde hay un monasterio y presenciar un atardecer deslumbrante y colorido. Creo que hasta día de hoy he visto mas atardeceres en mi viaje que en toda mi vida.
Waterfalls in Luang Prabang
Waterfalls en Luang Prabang
El equipo catalan
Mercado nocturno, Luang Prabang
Desde Luang Prabang cogí un autobús, junto a mi compañero francés Sebastien, hasta Vang Vieng. Un lugar del cual en las guías hablan maravillas de el. Así es, al llegar me impresiono sus montañas escarpadas (landscape) y paisajes de su alrededor. Pero la ciudad en si…me decepciono: llena de turistas hasta los topes y la gran mayoría de los cuales he descrito anteriormente. Pase dos días y fueron suficientes. Alquile una mountain bike con otros compañeros y nos pasamos el día pedaleando por sus alrededores. Visitamos un par de cuevas y subimos a la cima de una montaña para contemplar unas buenas vistas. Fue muy divertido y aventurero adentrarse en caminos en medio del bosque y atravesar varios riachuelos. Aunque sabéis cual es la actividad mas famosa que practican los turistas en este lugar? El tubbing: bajar lentamente por el rio con un neumático, beber cerveza y calentar motores para la borrachera de la noche. Por supuesto no todo el mundo hace lo mismo, si mas no, la gran mayoría.
Vang Vieng, Laos
Landscape Vang Vieng
Vang Vieng, excursion en bicicleta
Por ultimo, antes de bajar hacia el sur, me monte en una furgoneta para dirigirme a Vientiane, la capital. Quizás la mas simple y poco interesante que haya estado en mi vida. Aunque siempre se puede extraer algo curioso de todos aquellos lugares que uno visita en su viaje. Realmente no parece una capital; poco trafico, poca gente, poca actividad, sin grandes estructuras o lugares turísticos…Sorprendente que en la capital de un país vivan menos de 300.000 personas! Pase un par de noches dando vueltas y en definitiva relajándome en la guest house con algo de fiesta por las noches, lo cual ya tocaba también.
Arco de triunfo, Vientiane
Monjes de Laos
El siguiente stop tenia muy claro donde seria. Quería llegar a Thakek para realizar una ruta en moto durante 4 días (algo que ya daba vuelta en mi cabeza durante hacia días). Allí me llegue junto a dos compañeros que tenían el mismo objetivo (Sebastien y un alemán, Philip). El próximo post os hablare sobre esta aventura la cual recomiendo por completo. Estas navidades están siendo mis primeras lejos de casa, sin mi familia ni mi gente y con un clima totalmente distinto. Si los hecho de menos en estas fiestas tan nostálgicas? No hace falta responder a eso. Feliz Navidad a todos desde Pakse, al sur de Laos, donde me encuentro ahora mismo.
IMG_4004

La República de Laos; el país más rural del sudeste Asiatico

Banderas
Por aquí continua mi viaje de solo día, en Laos, un país que siempre me había llamado la atención, el cual se mantiene muy rural y autentico con tan solo 7 millones de habitantes. Por el momento, naturaleza tropical, montañas, en definitiva unos paisajes impresionantes. Crucé la frontera a pie después de atravesar el río Mekong. Algo despreocupado ya que no sabía que moneda se utilizaba ni cual era el cambio. No me había informado de nada, no tuve tiempo. El mismo día que llegué, desde Houiesay me monté en un autobús que me llevó a LuangNamtha. Quería esquivar el típico circuito turístico de ir en barca hacia Luang Prabang. LuangNamtha es un pueblo  tranquilo el cual no tiene mucha actividad. Es famoso por las aldeas de sus alrededores (Akha y otras) y por ser la cuna del senderismo. Allí realicé un trekking de dos días. El primer día de trekking fue algo agotador, ya que no fuimos andando sino que bajamos el río con kayak durante 5 horas, 35 kilómetros. Demasiado para mi primera vez en este deporte. Dormimos en una aldea donde no había turistas, lleno de niños que no querían parar de jugar. Fue una experiencia pasar la tarde y noche allí al lado de su gente. Incluso estuve comiendo ranas (un manjar muy típico) que me invitaron para cenar. El segundo día realizamos un trekking de 5 horas por el parque nacional. Al terminar me pegue un baño en el río, con una corriente algo rápida, pero lo disfrute como un niño.
Autobús desde la fronteraKayak en el río durante 5 horasMas fotos con los chavalesEncantadores
Al día siguiente tenía pensado marcharme pero al no haber planificado ni saber los horarios de autobús, tuve que pasar un día mas. Me alquilé una moto algo destartalada y me fui a recorrer los alrededores. Visité una escuela con cientos de estudiantes y varios pueblos entre las montañas, en los cuales para llegar había que conducir por caminos de tierra y piedras algo arriesgados. Aunque valió mucho la pena la aventura y descargar adrenalina. Aun no se como la moto siguió funcionando hasta la vuelta ya que le di unos buenos viajes… Casi tengo un accidente con un cerdo que se me cruzó en medio la carretera. Tuvo suerte al poder esquivarlo ya que si me lo llego a llevar por delante me lo hubiera acabado comiendo.IMG_2281Nong Khiaw, chicos incansables
Desde LuangNamtha me dirigí más hacia el este, al pueblo de PokMong. El viaje en bus fue bastante cómodo y disfruté de unas vistas maravillosas, rodeado de montañas y acantilados. Quizás uno de mis mejores viajes en bus hasta el momento. Una recomendación? No reservéis ningún bus en las agencias ya que os cobraran siempre un añadido. Dirigiros directamente a la estación. Una vez llegué conseguí, con otros turistas, que una furgoneta nos llevara al siguiente pueblo, Nong Khiaw. Al llegar a este pueblecito, tan solo bajarme del autobús tuve claro que iba a quedarme mas de una noche. Está envuelto de unas montañas escarpadas con un río que pasa por el medio. Se respira una atmósfera de paz y tranquilidad que te invita a quedarte. Un relax total. Eso si, a las 10 de la noche ya está todo cerrado, con lo cual lo mejor es levantarse temprano y aprovechar el día. Conocí a un francés y a una argentina y juntos decidimos hacer un trekking por nuestra cuenta al día siguiente. Fue realmente igual o incluso diría que mejor que cualquier otro que hubiera podido hacer con una agencia. Nos levantamos temprano y nos fuimos con el objetivo a subir una de las montañas. En realidad de las pocas que se puede llegar a su pico, ya que la mayoría tienen una pendiente demasiado inclinada. Nos adentramos en medio del bosque y fuimos subiendo. Pero después de estar probando varias alternativas no pudimos avanzar para llegar a la cima ya que se hacía imposible con todos los arboles, ramas, hierbas y demás. Aunque no fue ninguna decepción, ya que pudimos disfrutar de las impresionantes vistas y contemplar el cambio que se produce en el cielo. Hasta las 11 de la mañana está todo nublado, hasta que aparece el sol y el cielo se vuelve de un azul intenso contrastado con el verde de las montañas. Impagable! A la vuelta, un buen susto me pegué. Iba en frente de todo, muy decidido, hasta que pisé encima de unas ramas y vi como algo se movía. Fue cuestión de segundos. Una serpiente de color marrón, de unos 2 metros y con un buen grosor. Pegué un salto atrás y me quedé por unos instantes acojonado. Lo cuento como una anécdota pero en aquellos momentos preferiría no haberme encontrado. Seguimos andando hasta llegar a una aldea en la cual, de repente, apareció una multitud de niños los cuales empezaron a pedirnos bolígrafos. Qué feliz me puse al escuchar “pen” en vez de la palabra “money”. Nos introdujimos en la aldea con ellos. Saltaban, gritaban, nos hicimos fotos, me acariciaban la barba asombrados, etc. En medio del pueblo estaban de fiesta y bailando, bebiendo whisky Laos al cual nos invitaron, ya os podéis imaginar. Luego decidimos irnos con todos los chavales al río a seguir disfrutando con ellos. Nos bañamos, saltamos, jugamos a tirar piedras, practicamos juntos los números en Laos y en inglés, etc. Acabé algo agotado. Eso si, a ellos la energía parecía que no se les acabara nunca. Al marcharnos, la única persona que hablaba inglés nos ofreció de ir el siguiente con él a pescar y a visitar unas cascadas. Aceptamos la oferta ya que igualmente teníamos pensado volver con los bolígrafos y libretas para llevarlas a la escuela por la mañana. Así son las cosas. A veces no son necesarios los trekking organizados, sino que tan solo con perderse uno se acaba encontrando lo mismo e incluso mejor.Sunset en Nong KhiawExcursion en Nong KhiawNong KhiawNong Khiaw
Como os he comentado, al día siguiente volvimos al pueblo a entregar el material escolar al profesor de la escuela. Luego fuimos a pescar con red en el río (algo bastante complicado), comimos en medio de un islote y nos fuimos con toda la cuadrilla de niños a una cascada. Que energía que tienen estos niños! No se cansan nunca de saltar, agarrarte para jugar, correr… y siempre desprendiendo alegría al ver que quieres estar con ellos. Yo no quería parar de hacer bromas, bailar, cantar, etc… pero llegó un momento que tuve que decir basta porque ya no me quedaban más fuerzas. Han sido unos días mágicos, entre la naturaleza, junto a esta gente que mantiene una forma de vida rural, sin “modernidades” o “lujos” y, lo mejor de todo disfrutar al lado de tantos niños. Me encanta! A cada país que voy me gusta y me hace feliz. Quizás Laos haya sido en el que me haya encontrado los niños con más entusiasmo para conocer al farang. Este viaje, aventura y aprendizaje en mi vida, a parte de muchas otras cosas, me está dejando claro que en un futuro estoy seguro que quiero trabajar con y para los niños.Nong KhiawPesca con red, Nong KhiawDe ruta con los chavales, Nong Khiaw
Mi intención era alquilar una moto en este pueblo y hacer un poco de ruta por el este. Pero se me hizo imposible encontrar algún sitio que estuvieran dispuestos alquilármela. Os preguntaréis porque. Pues bien, en estas carreteras hay bastantes accidentes y no se fían de los turistas. Así que, si uno tiene pensado hacer algo por el estilo mejor que empiece la ruta desde otro lugar. Yo me he quedado algo con las ganas pero no tengo apuros, ya lo haré mas adelante, de tiempo no falta y de ganas sobran.IMG_3366Nong Khiaw
Por último llegué a Luang Prabang por el río Nam Au. Fueron unas 7 horas subido en una pequeña barca de madera con un total de 12 personas. Las primeras 3 horas se hacen amenas pero cuando ya llevas un buen rato sentado encima de un trozo de madera el culo se te queda bien plano. Eso si, los paisajes que se contemplan por el río son preciosos y nada más por eso ya merece la pena hacer el viaje en barca. Ya tengo ganas de escribir el próximo post, ya que otra vez un nuevo país me esta dejando con la boca abierta. Barca hasta Luang Prabang