Archivo del sitio

¿Dónde aprender Muay Thai en Bangkok?


Hace unos años, si me hubieráis hablado del Muay Thai (boxeo tailandés) o propuesto aprender este tipo de deporte os hubiera dicho claramente; NI LOCO! Pues nunca antes me había llamado la atención y se me pasó por la cabeza probarlo. De echo siempre había tenido una idea negativa sobre los deportes relacionados con la lucha. Pensaba; quien me manda a mi darme de ostias o hacerle daño a mi cuerpo. Estaba equivocado, hablaba desde la ignorancia y estaba prejuzgando algo que nunca había probado.

Ahora, desde hace ya casi 1 año y medio que practico y entreno a Muay Thai regularmente y puedo deciros que es una de las actividades que más me gustan de mi rutina diaria. Este deporte hace que tanto mi cuerpo y mente se evadan durante las horas de entreno de cualquier estrés o preocupación. Es cierto que todo el deporte es positivo y en realidad nos hace sentir mejor con nosotros mismo, aumentando nuestro bienestar físico y psicológico. Sin embargo el Muay Thai, para mi, me da un factor añadido que es difícil de contar, hay que probarlo! La descarga de energía que uno llega a desarrollar cuando uno se encuentra dando patadas y puñetazos es algo que me encanta. Mi corazón y pulsaciones se ponen a tope poniendo a prueba la resistencia cardiovascular de tu cuerpo como nunca jamás lo había echo antes. No soy ningún deportista de élite, sin embargo siempre he practicado algún tipo de deporte (fútbol, baloncesto, natación, etc) pero nada comparable con el Muay Thai. En mi punto de vista es uno de los deportes más explosivos que he probado nunca.

Además de todo lo comentado anteriormente, aprender Muay Thai en Bangkok (Tailandia) puede ser una experiencia única puesto que es el lugar dónde se originó y se trata del deporte nacional por excelencia. El Muay Thai es deporte de orgullo nacional para todos los tailandeses y forma parte de la cultura. Así pues aprender Muay Thai también hace que te acabes sumergiendo un poco mas en la cultura del país. Como cualquier deporte, a parte de ejercitar el cuerpo y mente, también aprenderéis la disciplina y el respeto a través de la mentalidad y filosofía tailandesa. Algo que os aseguro que será una buena experiencia a recordar.



¿De que se trata el deporte de Muay Thai?

El Muay Thai (en tailandés มวยไทย), también conocido a nivel internacional como boxeo tailandés, es un arte marcial y deporte de contacto el cual se desarrolla de pie utilizando golpes con técnicas combinadas de puñetazos y especialmente de patadas, codazos y rodillazos utilizados con mucha potencia y precisión. Demás también se utilizan algunas técnicas de barridos, sujeciones (para golpear) y lanzamientos. El Muay Thai es considerado uno de los deportes de lucha en pie más eficaces. De echo se trata de una de las disciplinas más utilizadas en el famoso MMA (Mixed Martial Arts).

En la actualidad se ha convertido en un símbolo nacional de la historia y la identidad de Tailandia. Sus orígenes se encuentran en el Muay Boran, una variante tradicional y arte marcial. Sin embargo en el presente esta disciplina complementa al Muay Thai junto con el boxeo occidental. Además suele ser considerado como un deporte extremo y bastante peligroso cuando se entra en competición (luchas profesionales) e incluso considerado ilegal en varios países como en algunos estados de los Estados Unidos.

¿Dónde aprender Muay Thai en Bangkok?

Por supuesto en Bangkok y en otras ciudades de Tailandia, hay muchos gimnasios en los que podréis encontrar entrenadores de Muay Thai dispuestos a enseñaros algunas técnicas y acabaréis experimentando este tipo de deporte. En este artículo no os voy a hablar de otros gimnasios o hacer ningún tipo de comparación ya que tan solo conozco uno de ellos y con este es el que me he quedado. Por muchas razones, después de 1 año y medio entrenando Muay Thai, no he querido probar otro gimnasio y estoy muy satisfecho con ello.



El gimnasio al que voy rutinariamente (1 o 2 veces por semana) se llama Mankong Phranai Muay Thai. Se trata de un gimnasio pequeño, humilde, sin demasiados artilugios o maquinaria que se suele encontrar en los gimnasios convencionales. Como suelo describirlo cuando la gente me pregunta: un gimnasio local, de barrio, en el que te vas a encontrar un clima muy cálido y amistoso con todo su personal (profesores, coordinadores y sus aprendices). Se trata de un gimnasio en el que nunca me sentí observado o cohibido como en algunos otros en donde, sino eres un señor músculos te miran de manera un poco discriminada. Un gimnasio donde mujeres, hombres, mayores o más jóvenes son bienvenidos y en dónde no importa el nivel de experiencia o lo deportista que puedas ser. A cualquiera se le recibe del mismo modo y con el mismo interés para aprender Muay Thai. Por todo esto y mucho más que lo podréis descubrir vosotros mismos, si estáis interesados en aprender Muay Thai os recomiendo el gimanasio de Makong Phranai.

¿Dónde se encuentra el gimnasio Mankong Phranai?

Direción: 10120 23/1 ซอย สาธร 1 Khwaeng Thung Maha Mek, Khet Sathon, Krung Thep Maha Nakhon 10120, Thailand. Muy cerca de la estacion de metro MRT Lumphini (10 minutos caminando).

Click aquí para ver el mapa en el Google



Puedes encontrarlos en Facebook: Mankong Phranai Muay Thai

¿Cómo contactar con el personal del gimnasio?
Muy fácil y son muy rápidos en contestar. A través de su página de Facebook que os indiqué anteriormente. Tienen a un par de chicas coordinadoras que hablan perfectamente inglés y os atenderán en todo los que necesitéis sin ningún tipo de problema. Os recomiendo que contactéis para reservar con antelación ya que es un gimnasio pequeño y podría estar lleno. De todos modos también podéis pasaros directamente y tener una primera impresión; estarán encantados de recibiros!



¿En que consiste una sesión de entrenamiento?

Normalmente una sesión de entrenamiento suele durar entre 1 hora y media y 2 horas aproximadamente. Depende un poco de cada uno si está dispuesto a realizar toda la secuencia de ejercicios marcados. El esquema de entrenamiento para una sesión sería el siguiente:

– 10/15 minutos saltando a cuerda. Fase de calentamiento.
– 5 minutos corriendo con intervalos de mucho mas a menos intensidad.
– 10 minutos de preparación (poner las cintas en las manos) y de estiramientos (sumamente importantes)
– 15 minutos del llamado shadow boxing. Se trata de practicar los movimientos y técnicas sin aplicar demasiada fuerza pero con intensidad. Esto ayuda a interiorizar los movimientos y mejorar el equilibro y coordinación con el propio cuerpo. Sin embargo a veces utilizo el saco para empezar a calentar.
– 4 fases de 4 minutos (descansos de 2 minutos aprox) con el profesor particular. Aquí es donde se pasa a la práctica de uno contra uno realizando puñetazo y patadas combinado con las técnicas que el profesor te vaya marcando y enseñando.
– 10 minutos con el saco. Esta es la fase dirigida al nivel cardiovascular. Se puede realizar de varias maneras pero la finalidad es hacerlo a la mayor intensidad posible durante un tiempo delimitado.
– 10/15 minutos de ejercicios musculares con pesas, abdominales, flexiones, etc.
– 5 minutos de estiramientos y relajación.

Con todo lo anterior os aseguro que ese día vais a dormir de lo más relajados y si lo combináis con un masaje tailandés después de la sesión mejor imposible!

¿Cuánto cuesta una sesión o un curso?
Una sesión tiene un coste de 400 THB (Baths). Unos 10 euros aproximadamente.
Un curso tiene un coste de 4.000 THB e incluye un total de 12 sesiones. Como véis sale más económico de esta manera.

¿Te gusta el Muay Thai? ¿Lo has probado alguna vez? Cuéntanos tu experiencia en el apartado de comentarios!

Anuncios

Aprender Kung Fu en un monasterio de China

Nunca me hubiera imaginado poder aprender el arte marcial del Kung Fu (Gong Fu en chino). Han sido un total de 6 días retirado en un monasterio budista llamado Wu Wei Si, escondido entre las montañas a 2500 metros de altura y con picos de 4000 a su espalda, situado a unos 10 kilómetros de Dáli aproximadamente. Cuando llegué, el lugar me dejó completamente cautivado ya que se respira mucha paz y tranquilidad, rodeado de pura naturaleza y sin ruídos ni contaminación. Ideal para encontrarse y/o concentrarse.

Originalmente el término kung fu (literalmente tiempo y energía), se define como una habilidad adquirida a través del tiempo, con esfuerzo, dedicación y continuidad. Por este motivo, no es exclusivo de las artes marciales, sino de cualquier actividad que se realice procurando hacerlo de la mejor manera posible, sin embargo, adquirió su connotación asociada a las artes marciales por el contacto con los occidentales, quienes lo tradujeron como ‘Trabajo Continuo’ (de los ideogramas chinos gōng: trabajo, posición o ejercicio; y fu: continuo, de manera correcta, bien hecho, sabio, total).

El monasterio era de lo más auténtico, sencillo y antiguo, todos los edificios echos de piedra o madera. La electricidad no existía a ninguna hora del día en todo el recinto. El agua había que beberla con termos después de haberla herbido. Las habitaciones eran muy básicas, un zulo en toda regla (dormía en una tabla de madera!). La sala para comer no era más que unas mesas y unos bancos de madera. Para ir al baño, si es que así se le podía llamar, había que andar 200 metros ya que estaba alejado de todo. Era fácil encontrarse en más de una ocasion completamente solo, con el único sonido de los pájaros, ardillas, árboles, etc. No hubo ninguna noche que no me quedara pasmado mirando el cielo estrellado.

Al empezar, durante los primeros 3 días, tuve la impresión que el entrenamiento no era tan extricto ni exigente según las expectativas que me había formado. Aunque hice un juicio demasiado precipitado y des del cuarto hasta el último día empecé a notar como todo me dolía, estaba lleno de agujetas, los movimientos cada vez los hacia con menos energia… El profesor, todo un fuera de serie, nos advirtió de algo: “el primer dia le darías una patada a un caballo, el segundo a un cerdo, el tercero a una gallina y el cuarto a una hormiga”. No iba nada equivocado en sus palabras.

La rutina que seguíamos cada día era de la siguiente manera:

– A las 6.30 de la mañana era la hora de levantarse. A esa hora los monjes ya llevaban una hora cantando como solian hacer estrictamente cada dia.

– A las 7 nos reuníamos todos juntos con el profesor para empezar el primer entrenamiento. Corríamos un quilómetro aproximadamente hasta llegar a un río donde cada uno cogia una roca (de unos 5 kg), se la ponía en la cabeza y andábamos de vuelta al monasterio. Después de esto hacíamos algunos ejercicios de calentamiento antes de ir a desayunar.

– A las 8 era la hora del desayuno. Siempre comíamos en un pequeño y humilde comedor con más de la mitad de las mesas vacías. Como en cada comida debíamos esperar a qué el gran Maestro diera su bendición (“Err Mead Tofu”) para poder empezar. Esta misma frase había que repetirla al levantarse de la mesa.

– A las 9 empezaba el entrenamiento más largo del día, hasta las 12 del mediodía. Se trataba de 3 fases distintas: calentamiento y estiramientos (la flexibilidad representa una parte muy importante), ejecución de los ejercicios básicos compuestos por varios movimientos y, por último, entrenar los diferentes passos para acabar aprendiendo uno de los muchos ejercicos de este Arte Marcial.

– A las 12 era la hora de la comida. Más de un día solíamos comer junto a gente local que venía de visita los cuales en más de una ocasión nos observaban con mucha curiosidad mientras entrenábamos. Se sorprendian al ver a turistas occidentales interesados en aprendrer Kung Fu e incluso nos hacian fotos durante el entrenamiento. Después de comer disponíamos de unas horas de tiempo libre.

– A las 4 de la tarde empezaba el último entrenamiento del día. La dinámica era parecida a la mañana aunque dedicabamos menos tiempo a los estiramientos.

– A las 6 de la tarde un monje hacía sonar otra vez la campana para avisarnos de la hora de la cena. Esta comida del día era la que más me gustaba. Aunque en general todo lo que comí durante los seis días fue realmente delicioso. Eso sí, totalmente vegetariano; nada de carne, pescado, huevos, etc.

– De las 7 hasta las 9 de la tarde, los monjes, como cada día, volvían a cantar y hacer varios rituales religiosos. Uno de los días quise asisitir y formar parte como unos mas. Fue una experiencia innolvidable. Se pasan 2 horas sin parar de cantar y tocando los tambores. Entre medio van postrando ante Buda y realizando otros protocolos, como por ejemplo ponerse a andar en fila por en medio de la sala.

– Finalmente, a las 9 y media de la noche era la hora en que todo el mundo tenía que estar en su habitación para irse a dormir. Un par de velas era lo unico que tenia para leer un rato antes de acostarme.

En general ha sido una experiencia que ha merecido mucho la pena. Convivir el día a día con los monjes, comer del mismo modo y junto a ellos, respirar aire puro y limpio entre las montañas aislado de electricidad y comodidades, hacer ejercicio cada día y, lo mejor de todo, aprender e iniciarme en el arte marcial del Kung Fu. Otro aprendizaje en mi viaje que volvería a repetir sin ninguna duda y que estoy seguro que siempre recordare.

Os dejo un enlace interesante sobre Aprender Mandarin: http://www.aprenderchinomandarin.com/

IMG_7434

IMG_7978

IMG_7974

IMG_7966

IMG_7732

IMG_7689

IMG_7687

IMG_7683

IMG_7680

IMG_7594

IMG_7571

IMG_7460